Agencia Reforma

Interjet anunció este lunes su salida de la Cámara Nacional de Aerotransportes (Canaero) por considerar que esta organización solamente sirve a los intereses de una empresa y relega los de otras aerolíneas.

Aunque no la llamó por su nombre, Interjet ha tenido algunas diferencias con Grupo Aeroméxico en los últimos meses.

La decisión fue comunicada mediante una carta dirigida a la Asamblea General, en la que notifica que renuncia también a los cargos que se ocupan dentro del organismo.

Interjet hizo pública su salida una semana después de que Miguel Alemán Magnani, presidente ejecutivo de la aerolínea, declarara durante un evento organizado por el Consejo Nacional Empresarial Turístico (CNET) que la organización es una “vacilada”.

La más reciente controversia entre los integrantes de la Canaero tiene que ver con la renegociación del Convenio Bilateral en Materia de Aviación entre México y Estados Unidos.

Grupo Aeroméxico buscó que el Gobierno mexicano pidiera al Departamento de Transporte de Estados Unidos (DOT, por sus siglas en inglés) que otorgara inmunidad antimonopolios a la alianza comercial y operativa entre Aeroméxico y Delta Airlines como parte de la implementación del convenio.

La Dirección General de Aeronáutica Civil envió un documento al DOT para convencerlo de hacer esto, de acuerdo con una carta adjunta disponible en el sitio web de la dependencia estadounidense.

Otras aerolíneas, incluida Interjet, criticaron esta medida y, cuando llegaron las elecciones para la Canaero, impulsaron la candidatura de Juan Carlos Zuazua, director general de VivaAerobus, quien habría sido el primer presidente emanado de una de las tres aerolíneas de bajo costo que existen hoy en el país.

Sin embargo, de último momento, todos los integrantes de la Cámara votaron por unanimidad por la reelección de Fernando Flores, de Aeromar, cuya permanencia apoyaba Grupo Aeroméxico.