Agencia Reforma

Los niños en México viven con altos niveles de marginación y pobreza, además de un bajo aprovechamiento escolar e incluso con alta tendencia al suicidio, dice la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

En la última edición del reporte “¿Cómo va la vida?”, se incluyen por primera vez indicadores sobre la condición de la población infantil, en temas que van desde ingresos y situación económica hasta percepción de felicidad. Sin embargo, para México no hay datos de todos los indicadores.

En el país, la tasa de pobreza para niños es de 25.8 por ciento, la tercera más alta en la organización, sólo por debajo de Turquía (28.4 por ciento) e Israel (28.5 por ciento). En Dinamarca, Finlandia y Noruega esta cifra no rebasa 5 por ciento.

De manera similar, las condiciones de salud no son tan buenas. La tasa de mortalidad infantil, que hace referencia al número de bebés muertos por cada mil vivos, es de 13.3, la más alta en la organización. Al país le sigue Chile, con un distante 7.7.

La tasa de suicidios entre el rango de edades de 15 a 19 años es de 7 por ciento por cada 100 mil jóvenes, superior al promedio de la organización que es de 6.4 por ciento.

La tasa de homicidio es la más elevada en la organización, dado que hay 5.4 niños asesinados por cada 100 mil infantes en México.

En el país hay un alto nivel de madres adolescentes, ya que hay 69 embarazos por cada mil jóvenes de 15 a 19 años, que es la cifra más alta, por encima de Chile (55.3) y Estados Unidos (31).

En escolaridad, los niños y jóvenes mexicanos obtienen las peores calificaciones de desempeño en las pruebas PISA. Además, luego de Turquía, el país es donde está la mayor población de jóvenes nini, que no estudian ni trabajan.

Además, se reporta que los niños mexicanos son los que tienen el mayor grado de privación educativa, definida como la ausencia de materiales educativos como escritorios, una computadora, acceso a Internet o un lugar tranquilo para estudiar.

El reporte incluye también indicadores sobre niveles de obesidad, adicción al alcohol y al tabaco, satisfacción de vida y experiencias positivas, sin embargo, señala que el país no tiene o no proporciona datos.