New York Times

The New York Times solicitó a sus lectores que remitieran sus preguntas sobre la crisis de refugiados en Europa. A continuación, algunas de las que han sido respondidas:

P: ¿Se está discutiendo algún programa de asentamiento en países de Europa del Este que están sufriendo enormes migraciones hacia afuera y pérdidas poblacionales, como en el caso de Bulgaria y Rumania, donde la generación más joven ha partido hacia el oeste? – Dardis McNamee, Viena

R: Esa cuestión surgió poco después de que los migrantes comenzaron a llegar a Europa en grandes cantidades: ¿Por qué no los países europeos que están sufriendo fuertes pérdidas poblacionales, muchos de ellos antiguos Estados comunistas en el Este, compensan la situación recibiendo y reasentando a migrantes de Siria y de otras partes?

Fueron varios los factores que detuvieron tales discusiones:

– Funcionarios de varios de los países, incluyendo a Bulgaria y a Hungría, insistieron en que sus economías tienen tantos problemas y sus niveles de desempleo son tan altos que lo más probable era que cualquier llegada terminara por depender del gasto público más que impulsar la economía en apuros.

– La opinión pública por toda la región se ha opuesto de manera categórica a recibir a grandes números de migrantes, y algunos habitantes sostienen que las costumbres y la religión musulmana de los recién llegados transformarían sus culturas nacionales en formas que no desean. Otros indicaron que los migrantes debilitarían sus preciados recursos naturales, necesarios para atender a la población pobre de la misma región.

– Líderes políticos de la región han mostrado una mayor tendencia a explotar la crisis para fomentar actitudes nacionalistas y en ocasiones xenofóbicas, más que utilizarla como una oportunidad para diversificar a sus países. Las naciones están mucho más enfocadas en mantener a su población joven en casa, y en convencer a quienes han partido que regresen.

P: ¿Cómo harán los europeos y otros países prósperos para evitar que la condición de refugiado sea expedida prácticamente a todos los trabajadores migrantes, incluyendo a africanos occidentales y del oriente, afganos y paquistaníes? – David Stoll, Middlebury, Vermont.

R: A fin de recibir asilo, un migrante deberá demostrar “un temor de persecución justificado” en el país del que huyó por motivos religiosos, de raza, etnia, convicciones políticas o participación en un grupo social. Si la persona procede de una zona de guerra como Siria, puede ser más fácil justificar lo anterior.

Tales estándares fueron establecidos por en la Convención de Naciones Unidas sobre la Situación de Refugiados en 1951, firmada prácticamente por todos los países europeos.

Las personas que buscan asilo tienen derecho a una audiencia completa y justa, sin importar de dónde procedan, y sus aseveraciones no deben ser rechazadas en lo que Naciones Unidas recientemente calificó de “procedimientos sumarios”.

Si un migrante no puede justificar su petición de asilo, podría ser deportado. Hay migrantes en busca de mejores empleos, oportunidades económicas más prometedoras o beneficios públicos generosos en Europa. Es posible que les nieguen el asilo, y si proceden de una nación que forme parte de la lista oficial de “países seguros”, lo más probable es que así sea.

También se les puede negar el asilo y perder su estatus de refugiados si se descubre que cometieron crímenes de guerra o de lesa humanidad.

Una forma de impedir la deportación pese a que se haya negado el asilo es que el solicitante demuestre que tiene algún padecimiento que no puede ser tratado en su país de origen.