AFP

La guerra civil en Siria ha cobrado ya más de 250 mil vidas desde su inicio hace más de cuatro años, según un nuevo balance de una ONG siria publicado este viernes.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), que cuenta con una amplia red de informantes en Siria, da cuenta de 250 mil 124 muertos, entre ellos 74 mil 426 civiles, y dentro de estos 12 mil 517 niños y ocho mil 062 mujeres.

El anterior balance de esta ONG con sede en Inglaterra daba cuenta en agosto de unos 240 mil muertos.

El OSDH cuenta también 43 mil 752 muertos entre los rebeldes e igualmente 37 mil 010 entre los combatientes extranjeros, en su gran mayoría yihadistas.

Del lado de las fuerzas prorrégimen, la ONG cuenta 91 mil 678 muertos, de los cuales 52 mil 077 soldados y 971 miembros del Hezbolá chiita libanés.

Aparte de estos, el OSDH da parte de 3 mil 258 muertos, cuya identidad se ignora.

El balance no contabiliza los alrededor de 30 mil desaparecidos. Dentro de estos hay unos 20 mil en las cárceles del régimen, y miles de miembros de las fuerzas del Gobierno en manos de grupos rebeldes y en particular de la organización yihadista Estado Islámico.

El conflicto en Siria, que comenzó en marzo de 2011 como una revuelta popular reprimida sangrientamente por el régimen, se ha convertido en un complejo conflicto con numerosos actores.

El último gran actor en sumarse fue Rusia, que desde el 30 de septiembre bombardea por aire a los rebeldes hostiles al régimen del presidente Bashar al Asad.

Al menos cuatro millones de sirios han debido huir de la violencia y refugiarse en el extranjero. Millones más están desplazados en el interior del país.