Agencias

Elementos de la Policía Federal detuvieron, en el municipio de Comitán de Domínguez, Chiapas, a Jaime Bustos Cabrera, uno de los probables responsables de la privación ilegal de la libertad y homicidio de 12 policías federales, ocurridos en julio de 2009 en el estado de Michoacán.

Información de la Comisión Nacional de Seguridad señala que en 2010, Bustos Cabrera fue incluido en la lista de los más buscados de la Procuraduría General de la República (PGR), por quien ofrecía una recompensa por información que llevara a su captura.

Bustos Cabrera, de 39 años, era considerado persona cercana a Servando Gómez Martínez, alias “La Tuta”, líder de la organización criminal denominada los “Caballeros Templarios”.

Presumiblemente se desempeñaba como escolta y mensajero; entregaba pagos a operadores del grupo delictivo y era presunto encargado de recolectar y empaquetar mariguana. Su zona de operación abarcaba los municipios de Arteaga, Huetamo y Lázaro Cárdenas.

Además, Jaime Bustos cuenta con antecedentes penales por su probable responsabilidad en delitos ambientales y violación a la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos, en noviembre de 2008.

El mandamiento judicial fue girado por el Juzgado Primero de Distrito en Materia de Procesos Penales Federales en el estado de Tamaulipas, por los delitos de delincuencia organizada con el propósito de cometer delitos contra la salud y secuestro, así como privación ilegal de la libertad en su modalidad de secuestro.

Al momento de su detención le fueron encontradas diversas identificaciones presumiblemente apócrifas, con las cuales intentó ocultar su identidad. Posteriormente se realizó su traslado al Centro Federal de Readaptación Social No.11 CPS en Hermosillo, Sonora.