2016-ano-verdad-hugo-rangel-vargas_1_2282941Por Hugo Rangel Vargas/Grupo Crónicas Revista

El próximo sábado se presentará en la capital del estado la plataforma Por México Hoy, misma que es un grupo de discusión amplio y ciudadano que pretende repensar el ejercicio público en el país y el proyecto mismo de nación.

La iniciativa encabezada por Cuauhtémoc Cárdenas, Porfirio Muñoz Ledo, Alejandro Encinas, Ifigenia Martínez, entre otros, radica su pertinencia en la perdida de rumbo de las políticas públicas y su falta de articulación con la realidad y el entorno social; derivada esta última del olvido del carácter democrático del Estado mexicano.

Y es que es ahí donde la clase política ha perdido su vocación de servicio, donde se ha anidado la corrupción y la impunidad, donde habita la indolencia hacia las víctimas del sufrimiento por la guerra que se libra en el país, donde el campesino es dejado a su suerte frente a la competencia voraz del mercado, donde el consumidor ha perdido sus derechos frente a los intereses de las grandes corporaciones empresariales; justo en estos espacios es en los que el diálogo debe recomponer el rumbo del país.

La aspiración más elevada, aunque básica y elemental, de Por México Hoy es la del diálogo en torno a temas muy puntuales y cuyas manifestaciones se padecen en barrios, colonias, ejidos, escuelas, universidades y centros de trabajo. Ahí la cotidianidad agrupa los intereses de múltiples ciudadanos con base en sus valores y demandas, aunque estas parecen adquirir un tono fragmentario y desarticulado. Sin adjudicarse un monopolio unívoco de soluciones, el debate al que convoca la plataforma ya mencionada ha comenzado a nutrirse en torno a temas como el municipalismo, el campo y el uso del agua, el desarrollo urbano, migración, energía, entre otros, y ha creado sinergias a través del uso de las redes sociales y las tecnologías de la información.

Por México Hoy no se asume dentro de la lógica de la lucha electoral, y aunque no la desdeña, este espacio de discusión pretende poner en el centro del debate público los grandes temas de la agenda nacional, mismos que son relegados a segundo plano en la dinámica de la vida pública en la que el escándalo y la reyerta se posicionan prioritariamente en los medios de comunicación.

La energía social que podría desatarse a partir de la convocatoria de Por México Hoy sin duda alguna no sólo se centra en la mera discusión de problemas y alternativas de solución, sino también en el llamado a la movilización social y al imperativo de que las demandas se traduzcan en una agenda con un cuerpo estratégico en el terreno de la lucha política.

La profundización del empoderamiento social podría desembocar en la constitución de un bloque político que se contraponga al actual régimen y reconduzca la vida pública. Sin duda alguna, el regreso al diálogo y el retorno de la política al espacio ciudadano implica una gran transformación en este país cuyos ciudadanos han sido transformados en agentes pasivos. Convertido el ciudadano sólo en consumidor, la desigualdad y la injusticia son los destinos manifiestos de una realidad en la que la interacción y los procesos de cambio son cancelados.

Ahí radica lo revolucionario del debate al que llama Por México Hoy. Pero el mayor reto de este esfuerzo ciudadano radica en la derrota de la antipolítica. Secuestrada la discusión, monopolizadas las tribunas públicas y censurada la opinión ciudadana, el desenlace de una sociedad así es la fatalidad de la derrota colectiva. El reencuentro de la política con los ciudadanos será sin embargo una gran victoria que comienza a construir desde ya Por México Hoy.