AP/Bradley Klapper

Los miembros de las fuerzas especiales que serán enviadas a Siria sólo lucharán contra milicianos del grupo Estado Islámico y no se involucrarán en la guerra civil, informó el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry.

Kerry catalogó al grupo Estado Islámico de una amenaza a todos los países y agregó que la política de Estados Unidos es clara: el grupo debe ser derrotado.

Kerry no descartó una intensificación posterior de Estados Unidos en la lucha, al argumentar que no puede predecir el futuro.

La administración de Obama enviará hasta 50 miembros de las fuerzas especiales para apoyar a las fuerzas curdas y árabes en el norte de Siria. Es la primera participación de soldados estadounidenses en terreno sirio.

Kerry habló durante una conferencia de prensa en Kirguistán junto al ministro de Exteriores del país, Erlan Abdyldaev.

© 2015, La Prensa Asociada.