Fuente: Financiero/CNN

Andrés Manuel López Obrador, líder de Morena, presentó su proyecto alterno al Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México y que básicamente consiste en conservar las actuales instalaciones del AICM (Terminal 1 y 2), y destinarlas únicamente a vuelos nacionales y construir dos pistas en la Base Aérea Militar de Santa Lucía, que sería destinada a vuelos internacionales y carga aérea.

“Con este proyecto -aseguró-, el país se ahorraría 100 mil millones de pesos y resolvería totalmente el grave problema de saturación que actualmente padecemos, pues, de acuerdo con cifras oficiales, tan solo la primera etapa del NAICM costaría 170 mil millones de pesos, mientras que la totalidad de este proyecto no rebasaría los 69 mil millones de pesos”, explicó.

Acompañado por José María Rioboó, experto estructurista que entre otros proyectos diseñó los segundos pisos del Periférico, y por Sergio Samaniego, experto en avalúos y geodesia (que no cobraron cantidad alguna por este trabajo), quien apoyado por diapositivas explicó que “la construcción del nuevo aeropuerto implicaría la destrucción total tanto de las actuales instalaciones como de la Base de Santa Lucía, ya que no podrían operar por causa de interferencia aérea”.

Añadió que “a estos 170 mil millones de pesos que costará el NAICM habrá que sumar el costo de la pérdida tanto del actual aeropuerto como de la Base de Santa Lucía, cuya vida útil todavía es de más de 30 años”.

También explicó que otra de las desventajas en la construcción del nuevo aeropuerto es que “tan solo la primera etapa de su construcción, que se planea terminarla en seis años, nos dejaría en igualdad de circunstancias que las actuales, pues sólo se tiene contemplada la construcción de dos pistas comerciales y otra para uso militar y policial y el resto del proyecto está planeado terminarlo en muchos años más”

López Obrador nombró una comisión de legisladores federales y locales de su partido para presentar este proyecto a todos los mexicanos, en las cámaras y subirlo a una página de internet para recibir propuestas y críticas.

Además, pidió al ingeniero Rioboó solicitar una audiencia pública “con el señor licenciado Peña Nieto, para presentarle este proyecto, ya que más allá de nuestras diferencias, le estaríamos ahorrando a los mexicanos más de 100 mil millones de pesos”.

Detalles

El costo total del proyecto alterno al NAICM es de 57,000 millones de pesos, ante los 169,000 millones de pesos que propuso el gobierno federal por el Nuevo Aeropuerto, tan solo en su primera etapa, según el documento difundido por Morena.

“Esta alternativa no requiere compra de tierra, con el terreno federal de ambos aeropuertos es suficiente. No requiere obras de protección hidráulica. Además, al activar la Base Militar de Santa Lucía, se generaría un polo de desarrollo social, económico y urbano adicional”.

López Obrador citó a ciudades del mundo con sistemas aeropuertarios múltiples como ejemplos de lo que plantea; estas urbes incluyen a Houston, Nueva York, Colombia, Roma, Frankfurt, Hamburgo, Varsovia y Moscú.

El 3 de septiembre de 2014, el presidente Enrique Peña Nieto presentó el proyecto del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM), que se localizará en terrenos federales ubicados en un costado de la actual terminal, con una inversión de 169,000 millones de pesos (58% de los recursos serán de origen público y 42% de procedencia privada).

Estas tierras están en la zona del exlago de Texcoco —al oriente del Distrito Federal—, en los municipios de Atenco, Ecatepec y Texcoco, en el Estado de México.

La extensión utilizada será de 4,430 hectáreas, las cuales están actualmente bajo resguardo de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), según el sitio oficial del proyecto. La terminal tendrá seis pistas que podrán funcionar de forma simultánea. Con esto se busca poder atender hasta 120 millones de pasajeros al año.