Agencias

Tres explosiones cerca del Estadio de Francia y varias balaceras en el centro de París y la toma de rehenes en el Bataclan  han convulsionado a los franceses esta noche. Los atentados fueron reivindicados por el Daech (EI)

Los ataques han causado más de 160 muertos y por lo menos 200 heridos, de los cuales 80 están reportados como graves. La ola de atentados duró horas y la Alcaldía de París pidió a sus habitantes que no salieran de sus casas. 8 terroristas fueron muertos o se hicieron explotar con chalecos-bomba. 1447460657_465745_1447461280_noticia_normalEl Presidente francés François Hollande Hexágono declara el estado de emergencia y con las fronteras cerradas.El estado de emergencia conllevará ese cierre de fronteras, el cierre a la circulación de zonas sensibles en ciudades y “la asignación de residencia” para personas sospechosas de estar conectadas con actividades terroristas.

El presidente de Francia, François Hollande, tomó esta madrugada las medidas antiterroristas más excepcionales jamás conocidas en el país en medio siglo. Tras los ataques simultáneos que han causado al menos 120 muertos, declaró el estado de emergencia y anunció el cierre de las fronteras y el despliegue de militares por todo el país. El jefe del Estado, visiblemente emocionado, compareció dos veces ante las cámaras de televisión para pedir “responsabilidad” a todos los ciudadanos y para prometer que Francia superará también esta dura prueba porque ha movilizado “a todas las fuerzas disponibles”.

Hollande sufrió de cerca la oleada de ataques. Se encontraba en el Estadio de Francia siguiendo el partido amistoso de fútbol entre las selecciones de Francia y Alemania. En el descanso, tres bombas estallaron en las inmediaciones y murieron al menos dos personas. El jefe del Estado fue de inmediato trasladado en helicóptero al Ministerio del Interior, donde se estableció la célula de crisis y donde de madrugada se celebró un Consejo de Ministros extraordinario.

1447466213_131388_1447466674_noticia_normal

El Elíseo anunció de madrugada que otros 1.500 militares se unirán a los más de 7.000 que ya participan en la protección de centros de transporte, colegios o lugares de culto.

El Gobierno ha decidido cerrar para este sábado las universidades y colegios en toda Francia, así como anular todos los viajes escolares previstos. También permanecerán cerradas las salas de fiestas y numerosos lugares habituales de reunión de organizaciones diversas.

Hollande ha convocado para la mañana del sábado un extraordinario Consejo de Defensa, al que asisten los máximos jefes de los tres ejércitos y de los servicios de inteligencia.

“Es un horror”, dijo el jefe del Estado en su primera comparecencia ante las cámaras de televisión. Después, se trasladó a la entrada de lasala de fiestas Bataclan, donde los terroristas mataron a un centenar de personas. Allí se dirigió especialmente a las víctimas y a sus familias, a las que trasladó su solidaridad.

Acción en Irak y Siria

El jefe del Estado se refirió a la actuación de las fuerzas armadas francesas en Irak y Siria, donde actúan “en legítima defensa”, como ha reiterado el Ejecutivo en diversas ocasiones. Para el Gobierno francés, es en Siria donde se preparan los atentados en Francia. “Sabemos de dónde vienen y quiénes son”, señaló Hollande.

Por eso, es posible que el Consejo de Defensa de este sábado adopte alguna estrategia especial tras los ataques simultáneos de este viernes. La última medida adoptada ha sido el envío del portaviones Charles de Gaulle a la zona para duplicar la capacidad de ataque de las fuerzas francesas en la región.

Hollande ha convocado un Consejo de Ministros extraordinario para esta misma noche que será el encargado de aprobar esas medidas concretas del estado de urgencia. El presidente ha anunciado también la movilización de fuerzas militares basadas en París y alrededores. Añadió que Francia se enfrenta a una gran “prueba de unidad y sangre fría”. Los ataques han coincidido con el primer día de la alerta policial especial lanzada por la Cumbre del Clima que se celebrará en París entre el 30 de noviembre y el 11 de diciembre. Desde este viernes, y durante un mes, Francia ha dejado en suspenso el acuerdo de Schengen y ha restablecido controles fronterizo