Agencias (BBC/ EFE/Le Monde/Grupo Crónicas Revista)

Una amplia red policial se extiende desde Grecia hasta los populosos barrios parisinos para identificar a los autores de los ataques realizados, el pasado viernes, en París .

Las fuerzas de seguridad siguen el rastro de presuntos terroristas y cómplices desde la mañana del sábado, pero las alarmas se han disparado aún más después de que la policía encontrara en el barrio de Saint-Denis el coche desde el que varios presuntos yihadistas mataron a decenas de clientes de bares y restaurantes. En el automóvil se han localizado varias armas, entre ellas tres Kaláshnikov, el tipo de fusiles de asalto que emplearon los terroristas.

El automóvil localizado es un Seat Leon de color negro. Ha sido encontrado en la zona de Montreuil, en el barrio de Saint-Denis, no lejos del Estadio de Francia, donde el viernes estallaron tres artefactos. Ocupantes de ese coche dispararon el viernes por la noche sobre los clientes de un bar en la calle Fontaine-Au-Roi y, cuatro minutos más tarde, dispararon también a clientes de un restaurante en la calle Charonne.

La Pista belga

El hallazgo del coche y de las armas refuerza la hipótesis manejada por la policía de que uno o varios terroristas lograron darse a la fuga. Las fuerzas de seguridad están convencidas de que, muy probablemente preparan otros ataques. Es lo que ha sugerido el propio primer ministro, Manuel Valls, quien ha dicho que Francia debe estar preparada para nuevos atentados. En Bélgica, de donde procedían algunos de los atacantes, puesto que fue en ese país donde alquilaron uno de los automóviles que emplearon los terroristas, también hay máxima alerta.

Siete sospechosos murieron en explosiones suicidas. La pista de una célula del Daech apoyada por las redes del yahidismo belga es la más fuerte.  Se cree que dos de los atacantes son ciudadanos belgas, incluyendo un joven de 18 años que luchó en Siria, según un alto funcionario en Bélgica.

La conexión belga gana peso en la investigación de los atentados. Ya son siete las personas interrogadas en Bruselas por su presunta relación con los tiroteos y algunas de ellas podrían ser citadas formalmente para declarar en los tribunales en las próximas horas. Así lo ha asegurado este domingo la fiscalía federal, que el sábado abrió una investigación propia para esclarecer los hechos.

Este organismo confirma que dos personas de nacionalidad francesa, pero residentes en el distrito de Bruselas centro y en el de Molenbeek respectivamente, participaron en los atentados y fallecieron (al principio solo se tenía constancia de uno). También son dos los coches provenientes de Bélgica: uno encontrado en las inmediaciones de la sala de fiestas Bataclan y otro cerca del cementerio Père Lachaise de París. Los dos vehículos fueron alquilados en Bruselas a principios de la semana. Fue precisamente uno de esos coches el que dio la pista a las autoridades francesas para seguir la pista belga de la investigación. El Polo negro utilizado por los terroristas para llegar a la sala Bataclan había sido alquilado por un ciudadano francés residente en Bélgica del que los servicios de información franceses no tenían datos previos. Había sido detectado en un control de la frontera franco-belga en la mañana del viernes a bordo de otro automóvil. Iba con dos individuos residentes en Bruselas.

La Pista Siria

Junto al cuerpo de uno de los atacantes suicidas, cerca del estadio Stade de France, se encontró un pasaporte sirio. Las autoridades en Grecia confirmaron que el número de pasaporte coincidía con el de un refugiado sirio que cruzó a Europa por la isla de Leros hace unas semanas.

Sin embargo, Grecia aclara que ese documento pudo haber sido robado o comprado por el atacante en otro lugar.

Un dedo hallado en el lugar donde ocurrió la peor masacre permitió a las autoridades francesas identificar a un ciudadano francés de 29 años, Omar Ismail Mostefai, como uno de los que participó en el ataque contra la sala de conciertos Le Bataclan, donde ocurrió la peor masacre.

Siete familiares de Mostefai  fueron detenidos y están siendo interrogados por la policía.

Entre los detenidos figura el padre y un hermano de Mostefai, así como la esposa de este, que viven en los alrededores de París. Los investigadores quieren saber si conocían alguna de las actividades del kamikaze relacionadas con el terrorismo o incluso si alguno de ellos pudo prestarle ayuda en algún momento. En los últimos meses, vivía en el barrio de la Madeleine de la localidad de Chartres, al suroeste de París.

El diputado y alcalde de la localidad, Jean-Pierre Gorges, ha declarado a varios medios que Mostefani llevaba en los últimos meses una vida muy discreta. Acudía a menudo a la mezquita del lugar y ya no practicaba ninguna de las actividades relacionadas con la delincuencia de años anteriores.

Además, fuerzas especiales hicieron una redada de las casas del padre y hermano de Mostefai, el sábado en la noche.

Por otra parte, Alemania investiga los posibles vínculos con los ataque de París de un individuo arrestado en Baviera, detenido hace diez días, al que le encontraron armas y explosivos en su auto. Pero el ministro del Interior de Alemania advirtió contra sacar conclusiones apresuradas.

¿Quiénes fueron?

Estado Islámico
Image copyrightISLAMIC STATE
Francia sostiene que Estado Islámico está detrás de la matanza.

Según el fiscal parisino François Molins, se sabe que al menos siete personas participaron en el ataque y murieron en atentados suicidas.

No fueron ocho los atacantes muertos, como se había dicho en un principio, cuando se difundió que la policía había abatido a uno de los presuntos autores del asalto a la sala Le Bataclan.

“Tenemos que averiguar de dónde venían y cómo se financiaron”, dijo Molins en una conferencia de prensa.

Francia sostiene que el grupo radical islamista autodenominado como Estado Islámico está detrás de la masacre. El grupo reivindicó su autoría.

Mientras, las autoridades belgas detuvieron a tres hombres este sábado que, según el gobierno del primer ministro Charles Michel, estaban relacionados con los ataques.

Bruselas investiga si uno de los sospechosos arrestados estuvo presente durante los ataques en París el día anterior o si los tres formaban parte de otro equipo de militantes que logró huir de los lugares asediados.

La policía belga detuvo a tres hombres en BruselasImage copyrightAP
La policía belga detuvo a tres hombres en Bruselas

¿De dónde?

Omar Ismail Mostefai provenía de la localidad de Courcouronnes, a unos 25 kilómetros al oeste de París.

Los servicios de seguridad habían detectado que el hombre se había radicalizado, aunque no se había vinculado con ninguna investigación terrorista.

El padre y el hermano de Mostefai fueron detenidos por la policía y sus viviendas fueron registradas.

El hermano mayor del joven de 29 años acudió voluntariamente a la policía.

Image copyrightGetty
Las muestras de dolor han sido visibles en las calles de la capital francesa.

Mientras, junto al cuerpo de uno de los atacantes suicidas, cerca del estadio Stade de France, se encontró un pasaporte sirio.

Las autoridades griegas confirmaron que el número de pasaporte coincidía con el de un refugiado sirio que cruzó a Europa por la isla de Leros hace unas semanas, aunque el gobierno heleno aclaró que el atacante también podría haber robado o comprado el documento en otro lugar.

Las autoridades griegas creen que un segundo sospechoso pudo haber llegado al continente a través de ese país.

Además, junto a otro de los atacantes se encontró un pasaporte egipcio, según la agencia de noticias Reuters.

Mapa
Mapa de París donde ocurrieron los atentados.

¿Cómo llevaron a cabo los ataques?

Las autoridades francesas creen que “probablemente” se organizaron en tres equipos para perpetrar los atentados.

Todos estaban fuertemente armados con rifles de asalto Kalashnikov o AK47 y al menos siete de ellos -los muertos en el ataque- llevaban cinturones con explosivos.

Lea también: ¿Qué significan para Europa los ataques reivindicados por Estado Islámico?

La Fiscalía francesa aseguró que por el momento las investigaciones se encuentran en su fase inicial.

Policías frente a la sala de conciertos Le BataclanImage copyrightGetty
El mayor número de víctimas se produjo en la sala de conciertos Le Bataclan.

Pero buena parte está centrándose en dos vehículos: un Seat negro usado por atacantes en dos de los atentados en el que se encontraron varias armas.

El otro, un Volkswagen Polo con matrícula belga que se encontró cerca de la sala de conciertos Le Bataclan, donde se produjo la masacre con más víctimas mortales.

La fiscalía de París asegura que el auto fue alquilado por un ciudadano francés residente en Bélgica.

Este mismo hombre fue visto manejando otro vehículo junto a dos personas más el sábado en la mañana, mientras cruzaba la frontera con Bélgica

Policía en ParisImage copyrightAFP
Las calles de París se encuentran tomadas por las fuerzas de seguridad.

¿Tenían otros objetivos?

Al menos uno de los atacantes que se suicidó junto al estadio de París tenía una entrada para asistir al partido entre Francia y Alemania, donde se concentraban80.000 espectadores, según el diario The Wall Street Journal, que cita a uno de los guardias de seguridad del recinto.

De acuerdo al diario estadounidense, mientras le revisaban a la entrada de la cancha, la custodia del Stade de France encontró que vestía un cinturón con explosivos.

Vea: imágenes de desolación en las calles de París tras los ataques

Un policía francés frente al restaurant Le CarillonImage copyrightGetty
El restaurant Le Carillon fue otro de los objetivos de los atacantes.

El objetivo, según el diario, podría haber sido causar una explosión en el interior del estadio, donde se encontraba el presidente francés François Holande, provocando después una masiva estampida.

El atacante hizo estallar su carga mientras los guardias intentaban retirarle del Stade de France, aunque no está claro cuánta gente murió en esa explosión.

Por otro lado, una alerta este sábado en el hotel Pullman de Paris después de que un turista creyera ver algo sospechoso resultó ser una falsa alarma, según el ministerio del Interior francés.