AFP

La Policía noruega, que el martes iba a abandonar el porte de armas, decidió aplazar esta medida a causa de los atentados de París, anunciaron este lunes las autoridades.

Los 6 mil policías del país no suelen llevar armas pero fueron autorizados a hacerlo en noviembre de 2014 tras un aviso de amenaza lanzado por las autoridades, que temían ataques contra los agentes.

A finales de octubre, el nivel de amenaza fue rebajado y la Policía anunció el viernes, pocas horas antes de los atentados de París, que abortaría el porte de armas.