AFP

Cuatro exmilitares estadounidenses que operaban drones denunciaron en una carta dirigida al gobierno que las eliminaciones de yihadistas con esos aparatos operados por Washington contribuían a propagar “el odio” y alimentar el terrorismo.

La eliminación con drones es “uno de los motores más poderosos del terrorismo y la desestabilización en el mundo”, escribieron los cuatro exmilitares en una carta dirigida al presidente Barack Obama y a otros altos funcionarios, y publicada por el diario británico The Guardian.

“No podemos quedarnos de brazos cruzados ante tragedias como la de los atentados de París”, agregaron.

“Los civiles inocentes que hemos matado no han hecho más que agregarse a los sentimientos de odio”, origen del terrorismo y de grupos como los yihadistas del Estado Islámico (EI), indicaron, y le pidieron al gobierno que “reconsidere su enfoque” del combate a los terroristas.

Según el diario, que este jueves publicó sus testimonios en detalle, los cuatro operadores son treintañeros que dejaron la Fuerza Aérea norteamericana tras unos seis años de servicio.

Tres de ellos estaban encargados de operar captores y sistemas de fijación de objetivos de los drones en misión y el cuarto era un técnico encargado de la infraestructura de comunicación con los aparatos.

Uno de ellos, Brandon Bryant, relató al diario un ataque contra un grupo de cinco personas en Afganistán mientras dormían. Se suponía que estaban trasladando explosivos, pero no cree que fuera el caso, ya que el ataque no provocó explosiones secundarias. “Un asesinato cobarde”, según él.

Al final de sus respectivos servicios, recibieron una pequeña tarjeta dentro de sobres lacrados que tenían el número de eliminaciones a las que habían contribuido. Bryant “cometió el error de abrir el suyo”, relató The Guardian. “El número era de 1.626”. Según su carta, el remordimiento los hizo “sucumbir a todos al síndrome postraumático”.

Decidido a no volver a enviar tropas sobre el terreno tras las traumáticas guerras de Afganistán e Irak iniciadas por su predecesor, George W. Bush, el gobierno de Obama aumentó sensiblemente los ataques con drones en sus campañas en Medio Oriente contra Al Qaida y el EI.