Por Gerardo A. Herrera*.

12191517_10153693687562192_6583441827595044456_nEn días pasados fue electo como Secretario de Diversidad Sexual, Antonio Medina; a Toño Medina lo conozco desde 2006, lo vi por primera ocasión en Oaxtepec, y me lo presentó Arturo Díaz (qepd). Con ambos tuve la oportunidad de conversar, de definir lo que en Michoacán estábamos realizando y ellos, me exhortaron a continuar trabajando y a esforzarme por mejorar mi incidencia política para alcanzar de manera importante todos los propósitos y objetivos sociales que perseguía como organización de base comunitaria, situación que interiorice y que hoy tiene alcances importantes para la sociedad michoacana.

Hoy, Toño Medina tiene ante sí un gran reto, unificar a los miembros de la llamada diversidad sexual así como a sus liderazgos políticos de izquierda y promover su participación en ese Instituto Político, en el Partido de la Revolución Democrática, todo ello con miras al 2018.

Toño Medina, viene de la sociedad civil, sus relaciones con diferentes liderazgos lo posicionan como un interlocutor importante en la escena nacional para la instrumentación de un trabajo político.

Toño Medina tendrá que impulsar una agenda político social de suma importancia para los colectivos locales o estatales, y con el mayor cuidado en los comités municipales, donde hay muy poco trabajo político, casí nada; el trabajo se concentra en las capitales por obvias razones, la primera, muchas personas que viven una sexualidad alternativa buscan vivir en ciudades grandes porque se pierden entre las personas y son menos cuestionadas que si viven en cabeceras municipales de poco impacto poblacional o en Tenencias; como siempre, muchas personas diversas sexuales pero poca participación política de los colectivos disidentes sexuales, más si hablamos de los grupos bisexuales, prácticamente nulos en la escena de la defensa de sus derechos sexuales y reproductivos.

La agenda de trabajo deberá irse construyendo de conformidad con las expectativas y necesidades sentidas específicas de cada colectivo local. Así las agendas de la zona sur del País, no necesariamente tendrán que ser identitarias a las agendas del norte del país; lo que sí creo es que podría construir una agenda mínima nacional que impulse el apoyo a todos los grupos de diversidad sexual y homologue algunas cuestiones de impacto nacional, como el matrimonio igualitario, la adopción, la identidad registral, el libre desarrollo de la personalidad, la vida familiar, entre otros temas.

Una crítica que he venido planteando desde hace años es que se ejecutan acciones en el Distrito Federal por parte de los institutos políticos, que no son acompañadas en la incidencia política de los liderazgos en el interior del País,  con las desventajas y presiones que se ejercen sobre un nuevo movimiento social diverso sexual en formación; y cuyos impactos no son necesariamente los deseables por las asimetrías de los diferentes poder públicos y fácticos con respecto al movimiento disidente sexual.

Toño Medina, tendrá que lidiar con algo que se está haciendo más evidente en el mundo, pero que en México y América Latina no,  esto es, cada vez más hay manifestaciones expresas de reconocimiento de las sexualidades de los políticos, así recordamos al belga Elio Di Rupo el primer político declaradamente gay, fue designado primer ministro de Bélgica en diciembre de 2011; o bien el socialista Bertrand Delanoe, alcalde de París en 2001; Klaus Wowereit, alcalde de Berlín quien expreso en 2001, “Soy Gay y está bien que sea así”; o bien el primer ministro de Luxenburgo, Xavier Bettel, quien ha asumido su homosexualidad siempre, en el 2014, Bettel fue uno de los primeros en anunciar su compromiso matrimonial con su pareja, con quien convivía ya en unión civil desde el 2010. En América Latina, tenemos en Argentina a Osvaldo López como Senador Nacional desde 2011, y en Costa Rica, Carmen Muñoz, Viceministra de Gobernación; en México Patria Jiménez en 1997, David Sánchez Camacho, Enoé Uranga, y otras personalidades más, pero no muchas más. Si bien un nuevo paradigma ronda las esferas políticas, en México continuamos adoptando procesos de habitus que mantienen con discreción la sexualidad de los actores políticos y sociales, pero que eso constituye una responsabilidad de autodeterminación de su persona. La cuestión es que cuando los actores sociales o políticos se mantienen en el closet retardan la toma de decisiones o bien la bloquean, perjudicando los avances, Toño Medina tendrá que lidiar con estos perfiles y otros más.

Algunos de los elementos que consideramos podrían tener la agenda nacional de la diversidad sexual podrían ser las siguientes, toda vez que estas son consideradas de impacto nacional:

Con relación a la criminalización de la sexualidad, Toño Medina, tendrá que trabajar coordinadamente en los Congresos Locales para llevar a cabo propuestas de reformas con los diputados y las diputadas de el PRD en los Código Penales e incluir las agravantes para los delitos de homicidio por odio por orientación sexual o identidad de género, así como los delitos de lesiones por estas mismas causas; así como impulsar cambios o modificaciones al delito de discriminación.

De igual manera y en materia civil  se deberán impulsar los cambios  a los Códigos Civiles o Familiar, para la armonización del matrimonio universal y adopción, pero también de la identidad registral de las personas que mantienen identidad de género y los proyectos de vida familiar.

Será  fundamental continuar impulsando la cultura de la igualdad y no discriminación, por lo que también se deberá trabajar en la armonización de los marcos jurídicos, cosa nada fácil cuando se tienen que promover las acciones con las propuestas correspondientes y se requiere formar y fortalecer el trabajo de incidencia política de los liderazgos y de los actores que participan en las acciones de promoción.

Todas estas acciones serán acompañadas con el trabajo de los liderazgos sociales y políticos de las entidades, las fracciones parlamentarias y desde luego el trabajo político de la Secretaria de la Diversidad Sexual.

Se tienen que seguir trabajando para echar abajo los mecanismos de opresión en contra de las comunidades trans; es plausible lo que pasa en el Distrito Federal, pero también las entidades deberían trabajar para establecer los días o estatales o municipales para el respeto de las comunidades trans y sus distintos derechos que han sido negados.

En materia de no discriminación y cultura de la igualdad, habrá que trabajar coordinadamente para impulsar la instalación de los Consejos Estatales para Prevenir y Erradicar la Discriminación, amén de trabajar en los proyectos de iniciativas de ley de las entidades que aún no cuentan con dicho instrumento jurídico. Entre otros temas, como la cuestión de los procesos de reasignación sexual, de alquiler de vientres, del modelo de familia homoparental y sus distintas variantes, pero también el fortalecimiento de la formación política de los grupos sociales  y sus liderazgos y la construcción de las estrategias para el posicionamiento de los temas  de la disidencia sexual en estos nuevos movimientos sociales en las agendas públicas locales. Toño Medina tiene frente así un desafio de la diversidad.

Hoy,  Toño Medina, con su capacidad, liderazgo y expresión de acompañamiento de muchas de las personas que lo conocen y saben de su talento, enfrentara el desafío fortalecido.

Deseamos a Toño Medina el mejor de los éxitos en esta nueva etapa de su vida político social.

*Es candidato a Doctor en Política, Gobernabilidad y Políticas Públicas; Presidente de Grupo de Facto Diversidad en Michoacán; recipiendario de reconocimientos como la Presea al Mérito en Derechos Humanos en Michoacán, Vasco de Quiroga, Mérito Ciudadano en Michoacán, Valores de la Democracia, Presea Guadalupe Ayala Aviña de Churintzio.