Grupo Crónicas Revista

El pasado 19 de noviembre, el Pleno del Congreso Michoacano, aprobó por unanimidad el dictamen presentado por las Comisiones  de Gobernación y Justicia sobre la reforma a la Ley del Notariado, que fue motivo de observaciones por parte del ex titular del Ejecutivo; por lo que devuelta a la Cámara de Diputados y continuando el procedimiento legislativo por los actuales diputados, la minuta de dicha reforma fue analizada por las comisiones respectivas, emitido su dictamen y por fin aprobada, para que una vez publicada pueda entrar en vigencia.

La reforma aprobada establece la obligación del examen de oposición como requisito previo para la designación por parte del Ejecutivo de nuevos notarios, así como también el requerimiento de la experiencia en materia notarial para el abogado que aspire a participar en concurso de oposición.
Igualmente establece la obligación para los notarios de la actualización constante a fin de certificar sus conocimientos en materia notarial. Esta reforma, a juicio de los legisladores, pretende que quienes desempeñen el ejercicio notarial, cumplan con parámetros básicos de actualización, calidad y certificación permanente, de tal forma se garantiza que “los nuevos notarios tengan un altísimo perfil académico y profesional para desempeñar de cara a la sociedad esta importante tarea”.