Associated Press

Un funcionario policial identificó a Syed Farook como uno de los sospechosos en un tiroteo masivo en el sur de California.

El funcionario, el cual había sido informado en el caso, no está autorizado a hablar con los medios de comunicación sobre la investigación en curso y pidió guardar el anonimato.

Al menos 14 personas fallecieron y otras 17 resultaron heridas en un nuevo tiroteo perpetrado en Estados Unidos, esta vez en un centro para personas con discapacidad situado en la ciudad de San Bernardino, a 100 km al este de Los Ángeles.

La Policía logró abatir a dos de los sospechosos, un hombre y una mujer, tras varias horas de persecución en un gigantesco operativo que movilizó a centenares de agentes locales, del FBI y unidades de élite SWAT.

El hombre fue identificado por las autoridades como Syed R. Farook, un ciudadano estadounidense que trabajó para el departamento de salud del condado de San Bernardino.

Una tercera persona fue detenida tras ser vista salir del lugar del tiroteo, pero la policía no pudo confirmar si participó en la masacre, de acuerdo con el jefe policial Jarred Burguan.

El director adjunto del FBI en Los Ángeles, David Bowdich, no descartó que se trate de un acto terrorista. “Es una posibilidad, pero todavía no lo sabemos”, declaró.

Los sospechosos murieron durante un intercambio de disparos con las fuerzas de seguridad en plena calle, en el que fue herido un agente. El todoterreno negro con el que habían huído terminó repleto de agujeros por los impactos de bala.

La masacre comenzó alrededor de las 11:00 GMT en el Centro Regional Inland, un centro médico especializado en atender a pacientes con discapacidades mentales.

A esa hora, el auditorio acogía la fiesta navideña organizada por el condado de San Bernardino para sus trabajadores.

“Hubo algún tipo de pelea y alguien abandonó la fiesta, pero no sabemos si esta persona regresó”, dijo Jarred.

Los asaltantes fallecidos iban vestidos con ropa de asalto y llevaban rifles y pistolas. “Estaban preparados como si se tratara de una misión”, según el jefe policial.

Varios testigos dijeron a los medios locales que los asaltantes dispararon indiscriminadamente.

Muchos trabajadores del centro “se encerraron en oficinas y armarios para intentar estar a salvo”, relató a la cadena CNN Brando Hunt, uno de los empleados que salió ileso.

“Es una situación muy desafortunada. Estas personas dan su corazón y su alma para ayudar a los demás. Es una locura la audacia de los atacantes, de venir aquí y disparar”, reconoció.

Pánico

La masacre de San Bernardino ocurre apenas cinco días después de que tres personas fallecieran y otras nueve resultaran heridas en un tiroteo perpetrado en una clínica de planificación familiar de Colorado, en el oeste del país.

Según el sitio especializado www.shootingtracker.com, el de San Bernardino es el tiroteo 352 que se registra en Estados Unidos en lo que va de año.

La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) informó que hasta el momento no hay mexicanos entre las víctimas del tiroteo ocurrido ayer en una clínica para personas con alguna discapacidad, ubicada en San Bernardino, California.

“Hasta el momento, el Departamento del Alguacil del condado de San Bernardino no ha reportado a personas mexicanas entre las víctimas”, señaló la cancillería en un comunicado.

Sobre ello, también dio a conocer que el consulado mexicano en esa ciudad, sigue puntualmente los hechos para verificar si hay personas de origen mexicano afectados, para informar oportunamente a la comunidad sobre las medidas de seguridad adoptadas por las autoridades locales.

Subrayó que el gobierno de México ofreció sus condolencias a las familias de los fallecidos y reiteró su compromiso en dar asistencia y protección consular a los connacionales que pudieran ser afectados por este tipo de acciones violentas, ocurridas en la clínica para personas con alguna discapacidad Inland Regional Center, en San Bernardino, California.

Balaceras recientes

• 27 de noviembre de 2015: Tres personas murieron y nueve más resultaron heridas en la clínica de planificación familiar de la organización Planned Parenthood en Colorado Springs, Colorado. Robert Lewis Dear fue acusado de los asesinatos.

• 1 de octubre de 2015: Una balacera en el Colegio Comunitario Umpqua en Roseburg, Oregon, dejó 10 personas muertas y siete heridas, señalaron las autoridades. El atacante, Christopher Harper-Mercer, de 26 años, intercambió disparos con la policía y luego se suicidó.

• 17 de junio de 2015: Dylan Roof, de 21 años, mató a balazos a nueve miembros de una iglesia afro-estadounidense durante un estudio de la Biblia en grupo en el interior de la Iglesia Episcopal Metodista Africana Emanuel en Charleston, South Carolina. La policía sostuvo que el ataque tuvo motivaciones raciales. Roof enfrenta nueve cargos por homicidio en la corte estatal y decenas de cargos federales.

• 23 de mayo de 2014: Un estudiante de colegio comunitario, Elliot Rodger, de 22 años, mató a seis personas e hirió a otras 13 en ataques con armas de fuego y cuchillo en el área cercana al campus Santa Bárbara de la Universidad de California. Las autoridades dijeron que al parecer él se suicidó después de enfrentar a balazos a policías.

• 16 de septiembre de 2013: Aaron Alexis, un contratista civil mentalmente perturbado, mató a balazos a 12 personas en el centro administrativo de la Marina Washington antes de morir en un enfrentamiento con la policía.

• 14 de diciembre de 2012: En Newtown, Connecticut, un joven de 20 años ingresó armado a la Escuela Primaria Sandy Hook y utilizó un fusil semiautomático para matar a 26 personas, incluidos 20 niños de primer grado y seis adultos del personal de la escuela; luego se suicidó.

• 27 de septiembre de 2012: En la masacre más grande en un lugar de trabajo en Minnesota, Andrew Engeldinger, quien acababa de ser despedido, sacó un arma de fuego y mató a seis personas, incluido el fundador de la compañía. Además hirió a dos personas en Accent Signage Systems en Minneápolis; luego se suicidó.

• 5 de agosto de 2012: En Oak Creek, Wisconsin, un hombre mató a balazos a seis feligreses en un Templo Sij, luego acabó con su vida de un disparo.

• 20 de julio de 2012: James Holmes, de 27 años, mató a 12 personas y lesionó a otras 70 en una sala de cine en Aurora, Colorado.

• 2 de abril de 2012: Siete personas murieron y tres resultaron heridas cuando un ex estudiante de 43 años realizó disparos en la Universidad Oikos, en Oakland, California. One Goh fue acusado de siete cargos de homicidio y tres de intento de homicidio, pero evaluaciones psiquiátricas concluyeron que sufre desde hace mucho tiempo de esquizofrenia paranoide y está incapacitado para ser juzgado.