Por Columba Arias Solís

efectos-voto-nulo-columba-arias-solis_1_2254520El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social en México, (CONEVAL) ha cumplido diez años de existencia como órgano medidor de la pobreza y, durante los cuales, los resultados de su trabajo no han estado exentos de controversia, especialmente cuando los mismos han contrastado informaciones opuestas con aquellas proporcionadas por los funcionarios de las dependencias encargadas de los programas de desarrollo social y abatimiento de la pobreza del gobierno federal.

Es bien conocido en el país, que sin importar los colores políticos de los funcionarios responsables de dichos programas, todos en su momento, se han vanagloriado de resultados positivos de sus gestiones. Sin embargo, las cifras alegres presentadas a la sociedad, en ocasiones han contrastado y diferido de las emitidas por el Coneval.

El Coneval, es un organismo público descentralizado de la Administración Pública Federal, el cual genera la información sobre la situación de la política social y la medición de la pobreza en México, lo que permite a las autoridades correspondientes tanto el conocimiento del problema como la toma de decisiones al respecto.

En ese sentido, las funciones principales del organismo se refieren a normar y coordinar la evaluación de la política nacional de desarrollo social y las políticas, programas y acciones que ejecutan las dependencias públicas, así como establecer los lineamientos y criterios para la definición, identificación y medición de la pobreza.

El Coneval tiene sus orígenes en la Ley General de Desarrollo Social que en el año de 2005 establece la creación de dicho organismo como ente descentralizado, con autonomía técnica y de gestión, a fin de generar la información objetiva sobre la situación de la política social, la evaluación de los programas de desarrollo social y como ya se mencionó, la medición de la pobreza.

En ese contexto, el Coneval tiene la responsabilidad de emitir los lineamientos de evaluación, mismos que deberán observar las dependencias y entidades responsables de operar los programas sociales, igualmente, en relación con la medición de la pobreza, el organismo tiene la responsabilidad de emitir lineamientos y criterios para la definición, identificación y medición de la pobreza, con una periodicidad mínima de dos años para cada entidad federativa y a nivel municipal cada cinco años.

De acuerdo con el organismo, su objetivo estratégico consiste en mejorar la eficacia y eficiencia, así como la rendición de cuentas de la política de desarrollo social, mediante la evaluación y monitoreo de programas y políticas sociales y la medición de la pobreza, contribuyendo de esa forma a los objetivos del Plan Nacional de Desarrollo (PND).

En el caso del PND 2013-2018, el organismo señala que por primera vez, se incluyeron en éste indicadores que reflejan las prioridades en los objetivos, a partir de la información generada, se retoman los datos del Coneval para contextualizar la situación de pobreza y pobreza extrema en el país, además de conclusiones relacionadas con la desigualdad de ingreso, el limitado acceso a servicios de salud y a una vivienda digna, sobre la economía informal y la situación de las comunidades aisladas geográficamente.

Según el Coneval, los indicadores del PND que se establecen con fundamento en la metodología para la medición multidimensional de la pobreza en el país, se refieren a las carencias de la población en pobreza extrema, así como de inseguridad alimentaria, es decir, de la población en pobreza extrema con carencia por acceso a la alimentación.

A diez años de existencia del organismo medidor de la pobreza en México, el Secretario Ejecutivo de éste Gonzalo Hernández Licona, ha señalado que el ingreso y la recuperación del poder adquisitivo ha sido el talón de Aquiles de nuestro país en el largo plazo, y si bien este último parece haber mejorado en el presente año, de acuerdo a los datos del Inegi, el reto sigue siendo que se mantenga así, y que el ingreso continué subiendo, consideró el funcionario, ya que desde el año 2007 se ha mantenido estancado.

El secretario consideró como un reto para el gobierno encontrar los instrumentos adicionales para abatir la pobreza más general a 55 millones de personas, asumiendo que la erradicación de aquella no solo es un tema de la secretaría de Desarrollo Social, sino que se trata de un trabajo intersectorial.

Luego de estos primeros diez años, un reto para el Coneval será, continuar con la autonomía técnica y de gestión para generar evaluaciones imparciales y confiables que le permitan al gobierno federal adecuar e implementar sus programas de desarrollo social y abatimiento de la pobreza en México, con base en datos reales; llenar los vacíos a los que se refirió el representante del programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, de basarse en la percepción de falta de hambre más que en el estado nutricional, así como de la inclusión del índice de cohesión social como parte de la medición integrada de pobreza.