Agencias

El artista británico Banksy se adentró en el campo de refugiados conocido como ‘La Jungla’, en Calais, al norte de Francia, para plasmar sus graffitis en algunos de sus muros.

El más polémico representa como un migrante al fundador de Apple, Steve Jobs, quien carga uno de los primeros modelos de sus computadoras y un saco con sus pertenencias más básicas, para recordar que el fallecido genio estadunidense, que revolucionó el mundo de la informática, también fue un hijo de un inmigrante sirio.

“A veces creemos que la migración es una sangría para los recursos del país, pero Steve Jobs fue el hijo de un migrante sirio. Apple es la empresa más redituable del mundo; paga más de 7 mil millones de dólares de impuestos al año, y sólo existe gracias a que dejaron entrar a un joven de Homs”, aseguró el artista en una declaración pública.

Las declaraciones y grafittis de Banksy tienen lugar en un contexto en el que los refugiados sirios fuertemente estigmatizados, tras los atentados en París del 13 de noviembre pasado.