Associated Press

Militares nigerianos mataron a cientos de musulmanes chiíes, probablemente a mil, dijeron activistas el martes en lo que la autoridad de derechos humanos del país catalogó de “masacre”.

Chidi Odinkalu, de la Comisión Nigeriana de Derechos Humanos, publicó fotos en redes sociales que mostraban una excavadora arrasando con un santuario del Movimiento Islámico Chií en Nigeria durante una serie de redadas que iniciaron el sábado y terminaron la mañana del lunes.

“Los ciudadanos deben preguntarse quién ordenó esta masacre”, tuiteó Odinkalu. Irán, considerado el guardián de la fe musulmana chií, condenó la matanza.

En tanto, la Policía abrió fuego el martes contra chiíes que se manifestaban en paz por la matanza en la localidad de Zaria. El vocero del Movimiento Islámico Chií en Nigeria, Ibrahim Musa, indicó que 10 personas resultaron heridas cuando la Policía disparó contra “protestantes pacíficos” que también exigían la liberación de su líder, Ibrahim Zakzaky.

El vocero de la Policía en Kaduna no respondió de momento a la solicitud de información de The Associated Press.

La matanza en Zaria fue otro golpe al país más poblado de África, ya afectado por una insurgencia que lleva seis años alimentada por Boko Haram, un violento grupo islámico que se enfrenta con los chiíes y otros que se oponen a sus puntos de vista extremos.

En una declaración la tarde del martes, Amnistía Internacional indicó que el tiroteo contra miembros del grupo chií en Zaria “debe investigarse con urgencia… y cualquiera encontrado responsable por las matanzas ilegales deberá llevarse ante la justicia”.

“Aunque no es claro el saldo total de muertos, sin duda ha habido una importante pérdida de vidas a manos de los militares”, dijo M.K. Ibrahim, director de Amnistía Internacional en Nigeria.

Musa dijo que soldados se llevaron unos 200 cuerpos de alrededor de la vivienda de Zakzaky el lunes, y cientos de cadáveres más están en la morgue. Activistas de derechos humanos dicen que cientos de personas, probablemente alcanzado la cifra de mil, fueron asesinados.

Las tropas nigerianas indicaron que los ataques en Zaria se dieron luego de que 500 chiíes bloquearan el convoy del jefe del ejército nigeriano e intentaran matarlo. Los ataques al hogar de Zakzaky y centros espirituales en dos otras zonas de Zaria comenzaron horas después.