Fuente: Proceso

El asedio de las fuerzas federales sobre Joaquín “El Chapo” Guzmán llegó el lunes pasado al poblado La Tuna, Badiguarato, cuna del líder del “Cártel de Sinaloa” y uno de los más buscados del mundo.

Es en ese poblado donde viven Consuelo Loera, madre del capo, y varios de sus familiares.

De acuerdo con el portal Ríodoce, decenas de elementos de la Armada de México sitiaron el poblado de La Tuna desde el lunes pasado, aunque desde el sábado pasado llegaron a los altos de Badiguarato y se mantuvieron sobre la carretera que llega a Bacacoragua.

Según informes obtenidos por el semanario fue hasta el lunes pasado que los infantes de la Marina subieron hasta La Tuna y no permiten la salida ni la entrada de gente al pueblo.

También citó fuentes del Gobierno según las cuales hasta el momento no se han registrado detenciones, pero “sí hay muertos” aunque no se precisaron detalles.

Además los marinos se plantaron en un rancho propiedad de Aureliano Guzmán, hermano de “El Chapo”.

Las fuerzas federales no habían regresado a esa zona desde octubre pasado, cuando la Marina realizó un operativo en Cosalá para recapturar a “El Chapo”, quien se fugó en julio pasado del penal del Altiplano.

En aquella ocasión el capo estuvo a punto de ser reaprehendido y logró escapar aunque con algunas heridas, según reportó en aquella ocasión la televisora estadounidense NBC News.

El operativo se registró a mediados de octubre pasado y según el canal estadounidense “El Chapo” habría sido herido en el rostro y en una pierna durante un enfrentamiento con elementos de la Marina.

La ubicación del capo la proporcionaron agentes antinarcóticos estadounidenses que interceptaron señales de teléfonos celulares que sugerían que “El Chapo” se escondía en un rancho cerca de Cosalá en la Sierra Madre del oeste de México.

Según esa versión proporcionada a NBC News por tres funcionarios cercanos a la operación, los marinos mexicanos asaltaron en helicópteros el rancho en el que presuntamente se encontraba “El Chapo”, pero se vieron obligados al repliegue después de ser recibidos a disparos por las fuerzas de seguridad del líder del “Cártel de Sinaloa”.

Los marinos regresaron al sitio más tarde, entraron en el campamento y descubrieron los teléfonos celulares, radios de dos vías y medicamentos. Y según la versión de la televisora, “El Chapo” y sus acompañantes habrían huido en vehículos todo terreno.

Días después del frustrado operativo, el 28 de octubre, un grupo de marinos cateó una casa en Culiacán donde vivió su hermano, Miguel Ángel “El Mundo”, actualmente recluido en el penal del Altiplano.

En la casa ubicada en la calle Agricultores, en la colonia Chapultepec, viven la cuñada y dos sobrinas de ‘El Chapo’ quienes eran las únicas que estaban en el inmueble en el momento de la incursión militar.