Agencias

Ayer se publicó un testimonio rendido el 23 de enero de 2012 por Peña Argüelles, en el que refiere haber sido el intermediario de una aportación de 500 mil dólares del Cártel del Golfo para la campaña del panista a la Alcaldía de Reynosa, en 2004.

El senador Francisco García Cabeza de Vaca desconocía, según declaraciones hechas a Reforma, hasta ayer que el empresario Antonio Peña Argüelles, testigo protegido de la PGR y la DEA, había declarado en su contra, involucrándolo con el narcotráfico.

“Jamás había escuchado que me mencionaran a mi. Y la PGR tampoco, me dicen que están checando y que no hay nada”, dijo luego de revisar el testimonio que Peña rindió ante las autoridades mexicanas en la sede de la Corte Federal del Distrito Oeste de Texas, dentro de la averiguación previa PGR/SIEDO/UEIDCS/012/2009.

García Cabeza de Vaca, quien se autodefine como el enemigo a vencer de la narcopolítica en Tamaulipas, afirmó nunca haberse sentado a la mesa con traficante de drogas alguno.

“Jamás me senté ni permití que se acercara a mí nadie”.

-¿No lo intimidaron para que aceptara reunirse con narcotraficantes?

“No, no llegaron a eso, porque cuando alguien llega sin compromisos no hay forma”.

El legislador de Acción Nacional también rechazó estar ligado a Tomás Yarrington, ex Gobernador priista de Tamaulipas.

El rotativo Reforma publicó un testimonio rendido el 23 de enero de 2012 por Peña Argüelles, en el que refiere haber sido el intermediario de una aportación de 500 mil dólares del Cártel del Golfo para la campaña del panista a la alcaldía de Reynosa, en 2004.

“Jamás había tenido conocimiento alguno por parte de ninguna autoridad. Éstas acusaciones son falsas de toda falsedad, niego categóricamente que tenga o haya tenido alguna relación con la delincuencia. Yo jamás había escuchado que me mencionaran a mí, jamás. Y la PGR tampoco, me dicen que están checando y que no hay nada”, dijo en entrevista.

Aceptó que conocía a Peña Argüelles, como muchos otros en Tamaulipas, porque era un empresario ganadero. Incluso, dijo que quizá pudo haber estado en alguno de los ranchos del hoy testigo colaborador.

“Probablemente alguno de esos ranchos sea el de él, como fueron los dueños de Soriana, todos los empresarios que iban a los ranchos cinegéticos, como he ido a muchos”, respondió.