AFP

Las inundaciones y las enormes crecidas de ríos en Argentina, Uruguay, Paraguay y Brasil causaron estragos ayer, después que miles de personas en la región tuvieron que pasar la Navidad fuera de sus casas o siendo evacuados.

Por lo menos dos personas murieron el día de Navidad en Argentina, una de ellas un niño, en las que han sido calificadas por algunos como las peores inundaciones de los últimos años.

“Esta creciente apunta a ser una de las más complicadas de la historia”, afirmó en declaraciones a la prensa local el ministro del interior, Rogelio Frigerio.

Las provincias más afectadas fueron Chaco, Formosa, Corrientes, Entre Ríos y Santa Fe, en el noreste de Argentina, cerca de la frontera con Paraguay.

El gobierno argentino creó un “comité de crisis” para tomar medidas, y el presidente Mauricio Macri anunció ayer que interrumpirá sus vacaciones para visitar el domingo Concordia, una de las ciudades más afectadas y donde se habla de las peores inundaciones en 50 años.

“El problema mayor será cuando bajen las aguas”, declaró por su parte Ricardo Colombi, gobernador de Corrientes. “Hemos sobrevolado la región y la impresión es complicada. Vamos a tener meses complicados, las consecuencias son graves. Necesitamos el acompañamiento de la nación, del Ejército, para responder, ya que no sólo es lluvia, es incomunicación, pasajes aislados. Necesitamos llegar con alimentos, medicamentos, a donde haya que llegar”, afirmó en rueda de prensa.

El temporal que afecta a las provincias llamadas del Litoral argentino ha causado el desplazamiento de unas 20 mil personas, según cifras de la agencia oficial Télam.

Las zonas afectadas por las inundaciones son todas fronterizas con Paraguay, donde la crecida del río del mismo nombre lleva semanas complicando la vida de muchos de los habitantes de la capital, Asunción.

En Paraguay, son más de 100 mil las personas desplazadas hasta el momento, según estimaciones de las autoridades difundidas el miércoles.

La situación se ha vuelto crítica porque las aguas empiezan a amenazar el lugar donde se encuentran muchos de los desplazados en la capital. A su paso por Asunción, el río Paraguay se encontraba el sábado a una altura de 7.82 metros, muy por encima de los 4.3 metros habituales que registraba hace unos meses.

Además, en poblaciones del interior del país, como Alberdi, las autoridades recomendaron la evacuación total de la población, unas 7 mil personas, debido a que el muro de contención presenta fisuras y podría ceder en cualquier momento. En este poblado, el nivel del río podría alcanzar 10 metros de altura, afirmó en un comunicado la Secretaría de Emergencia Nacional paraguaya