Por Martha Elba Figueroa

La Red por los Derechos de la Infancia México (Redim) advirtió que en el país hay reportes de más de 6 mil 700 menores de edad desaparecidos, siendo el sector femenino el más vulnerable, pues siete de cada 10 menores desaparecidos son mujeres.

Al hacer un Balance Anual sobre la niñez, Alicia Vargas, presidenta del consejo directivo de Redim, en 2015 la desaparición de la población masculina fue solo del 14.6 por ciento. “Hubieron mil 197 niñas y adolescentes y 665 varones desaparecidos. Esta es la cifra histórica más elevada para dicho grupo etario (de 0 a 17 años) desde 2006”, dijo.

Por su parte, el director Ejecutivo de la Red, Juan Martín Pérez, explicó que “en el registro nacional de personas desaparecidas, con fecha de enero de 2015 – no tenemos una fecha más actual  – encontramos que de los 23 mil casos identificados cerca de 6 mil 700 están siendo personas menores de edad, de entre 0 y 17 años de edad, es decir, cerca del 30 por ciento del total”.

Estos, reconoció el activista en conferencia de prensa, son solamente los casos documentados.

Aunado a ello, precisó, “7 de cada 10 desapariciones de personas jóvenes, es decir de 15 a 17 años de edad son mujeres.

Si analizamos los datos, el estado de México tiene 393 registros de mujeres entre 15 a 17 años desaparecidas que corresponden, claramente, con los 400 casos denunciados por las familias de mujeres desaparecidas en el estado de México.

“El Estado mexicano, la federación y las entidades federativas, siguen sin desarrollar medidas preventivas. El lamentable caso de la Alerta de Género es ya una demostración de cómo se politiza la protección a niños, niñas y adolescentes privilegiando otro tipo de intereses que no son el artículo 4 Constitucional”, denunció Martín Pérez.

Por años, recordó, estuvimos insistiendo en el Estado mexicano necesita una alerta de género urgente porque las adolescentes están siendo blanco de feminicidios y de violencia sexual y fue un acuerdo político que logró una cosa extraña de alerta que no sabemos si esto se va a traducir en una mayor protección para este sector.

“Es importante que los datos sean los que nos ayuden a tomar decisiones. No podemos seguir en la idea de ‘nos va muy bien, porque los niños sonríen cuando les regalamos juguetes a los niños el 6 de enero’.

Eso está padre, pero no nos ayuda a tomar decisiones. Los datos nos muestran que existen  entidades federativas en donde hay que establecer acciones preventivas”, insistió.

Nos preocupa, dijo, que en el proyecto de ley enviado por el presidente Enrique Peña Nieto, en el ámbito de desaparición los niños y adolescentes quedaron invisibles. Hablamos con el Ejecutivo federal muchísimo, con el personal de la Secretaría de Gobernación, les hicimos propuestas de ley, pero realmente no fueron consideradas.

“Confiamos que el Legislativo lo corrija y tengamos en esta ley de desapariciones un capítulo exclusivo para niños y adolescentes”, confió el director de la Redim.

Otro de los temas preocupantes, destacó tiene que ver con el embarazo temprano, pues “seguimos teniendo tasas preocupantes, el seis por ciento de las adolescentes de 15 a 17 años de edad en el país, reportan haber tenido un hijo nacido vivo, sigue marcando tenencia progresiva en crecimiento. Un año anterior estaba en cinco por ciento, ahora estamos en seis por ciento”.

En este sentido, dijo, la Secretaría de Educación Pública a nivel federal y a niveles estatales que tienen la obligación de prevenir el embarazo adolescente, tendrán que coordinarse con la Secretaría de Salud federal y estatales para articular programas acciones y recursos para prevenir el embarazo temprano.

“Si le preguntan a cualquier entidad como Chiapas o Chihuahua que tienen las tasas más altas de embarazo adolescente, del 8 por ciento, les van a dar sus programas (preventivos), pero estos no tienen la transversalidad adecuada y eso lo tendremos que ver pronto. A nivel de secretarías de estado y a nivel de gobierno federal, estatal y municipal”.

Aunado a ello, también resulta preocupante la violencia hacia niños, niñas y adolescentes.

“En cuestión de homicidios hemos venido reduciendo como país en los últimos años – de manera bastante pálida, nada que nos sorprenda -, la presencia de homicidios contra adolescentes, que es el segundo sector de población más afectado”, señaló.

mfigueroa@redaccion.diario.com.mx