Agencias

El director de la policía en la ciudad alemana de Colonia, Wolfgang Albers fue suspendido de manera temporal de sus funciones al frente de las fuerzas de seguridad, según dio a conocer el portal de la televisión alemana Deutsche Welle.

El ministro del Interior del Estado de Renania del Norte Westfalia, Ralf Jaeger, le informó personalmente del forzado cese al jefe policial Albers ante la pérdida de confianza. “No había suficientes agentes desplegados en la estación o sus alrededores para hacer frente a este grupo, dispuesto a usar la violencia. Pero no se puede culpar a la Policía, porque era imposible de prever”, ha declarado Arnold Plickert, responsable del sindicato de policía de Renania del Norte Westfalia.

Horas antes de salir a la luz información, la alcaldesa de Colonia Henriette Reker, manifestó que su confianza en el jefe de Policía se había roto tras comprobar que los datos que le facilitó tras los sucesos de la Nochevieja no reflejaban lo sucedido, ya que, por ejemplo, no le informó de la presencia de solicitantes de asilo en el lugar.

Hace sólo unas horas, Berlín confirmó que entre el aproximadamente millar de hombres que participaron en la oleada de agresiones en la noche de año nuevo en la ciudad de Renania del Norte Westfalia, en el oeste del país, se encuentran al menos 18 refugiados.

Tres cuartas partes de las 170 denuncias recibidas por incidentes ocurridos en Nochevieja son agresiones sexuales.

La Policía federal investiga a 31 sospechosos de los que se conoce el nombre y entre los que se encuentran también refugiados, declaró el viernes un portavoz del Ministerio de Interior en base a un informe de la Policía. En concreto, entre los 31 sospechosos se encuentran nueve argelinos, ocho marroquíes, cinco iraníes, cuatro sirios, un iraquí, un serbio, un estadounidense y dos alemanes. De ellos, 18 son refugiados, informó el portavoz.

De momento, no se ha podido relacionar a ningún solicitante de asilo con delitos sexuales, detalló.

“No hay que simplificar las cosas y decir que la gente de otras culturas tiene otra visión sobre las mujeres y que por eso ha ocurrido esto. Hay hombres musulmanes, hombres católicos, hombres protestantes, hombres budistas que cometen actos de violencia y tenemos que tener cuidado con eso”, ha señalado Frauke Mahr, del lobby für Mädchen.

“Tenemos que aprovechar esta ocasión para llevar a cabo un debate serio sobre la violencia sexual. En público, en el autobús, en el metro, donde sea. Es un problema cotidiano que tiene su punto culminante en Nochevieja”, ha dicho una residente en Colonia.

(Con información de Deutsche Welle y AFP)