Agencias

El subsecretario para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos de la SRE, Miguel Ruiz Cabañas Izquierdo, explicó a senadores que efectivos militares mexicanos que actúan en misiones de Cascos Azules de la ONU, se desempeñan “en fase de aprendizaje”.

Agregó que a ello deberá seguir una etapa en la que los militares de México tengan una “participación seria, profesional, profunda y, sobre todo, positiva”, que sea una real contribución a la paz.

Participan en ese tipo de misiones 12 capitanes del Ejército y la Armada, en Haití, República Árabe de Saharaui y Líbano, refirió el subsecretario Ruiz Cabañas, al exponer la agenda de la cancillería en los trabajos del Conversatorio “Prioridades de política exterior multilateral 2016”, convocado por la senadora Laura Angélica Rojas Hernández.

Destacó que se han cumplido las fases del programa de participación militar mexicana en operaciones de mantenimiento de la paz de la ONU.

“Hemos cumplido –dijo– lo que comprometió el Presidente de la República” al anunciar en las Naciones Unidas en 2014 el programa de despliegue gradual de elementos mexicanos en misiones autorizadas por el Consejo de Seguridad.

Luego, a preguntas de académicos y estudiantes asistentes al encuentro que tuvo lugar el viernes 8 de enero en la antigua sede del Senado, el subsecretario Ruiz Cabañas dijo que “nuestra participación es muy gradual, es una decisión a implementar con mucho cuidado, con el envío de efectivos de las fuerzas armadas que puedan convertirse en dirigentes de operaciones en el mediano y largo plazos”.

El grupo de Cascos Azules mexicanos podría aumentar a 18, en esta administración, y serán reemplazados por otros elementos. A su regreso a México asumirán tareas de transmisión de experiencias a tropas en territorio nacional, explicó.

Para alcanzar este objetivo, México ha contado con la cooperación de España y Finlandia, en particular, que tienen experiencia en operaciones de mantenimiento de la paz.

En una etapa posterior, las fuerzas armadas mexicanas establecerán su propio centro de adiestramiento.

Con anterioridad a esta participación en tres misiones de las 16 que se llevan a cabo bajo mandato del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, México ya participaba con el financiamiento de operaciones de Cascos Azules, recordó el subsecretario Ruiz Cabañas.

México, desde hace casi 30 años “empezó a ser contribuyente significativo financieramente, de modo que a muchos nos parece en la Cancillería que el país debía de participar también”.

Al ser México uno de los importantes protagonistas de la comunidad internacional “era un poco extraño” estar fuera de las decisiones para la paz y la seguridad.

Recordó que al fundarse la ONU, México participó en algunas operaciones de paz, y luego en la década de los noventas formó parte de la operación de las Naciones Unidas en El Salvador, donde “mandamos contingentes policíacos para la estabilización” del país centroamericano.