Holocausto, aún hiere la dignidad humana.

Gerardo A. Herrera

herrera 2

Este próximo 27 de enero, se conmemora el Día Internacional de la conmemoración de las víctimas del Holocausto (aniversario de la liberación de los campos de exterminio nazis). Un suceso que se recuerda con asco y con las miserias que llegan a tener algunos seres humanos que se sientes superiores.

Esta fecha es recordada permanentemente por las Naciones Unidad y por los europeos, pero deja una gran lección para toda la humanidad, nadie aprueba semejante genocidio, ni la muerte de judíos de todas las edades, de homosexuales, de personas con discapacidad, de cuestiones religiosas y políticas.

Ban Ki-Moon, Secretario General de Naciones Unidas, ha expresado que “Negar hechos históricos, especialmente en relación con un tema tan importante como el Holocausto, es simplemente inaceptable. Igualmente inaceptable es que se pida eliminar cualquier Estado o pueblo. Me gustaría que todos los miembros de la comunidad internacional respetaran este principio fundamental tanto en la teoría como en la práctica”.

La sociedad internacional debe de condenar sin excepción todas las manifestaciones de intolerancia religiosa, incitación, discursos de odio, acoso o violencia contra personas o comunidades basadas en el origen étnico o las creencias religiosas, dondequiera que tengan lugar.

Nos parece que para la comunidad internacional, así como para las instituciones que se dedican a la defensa y protección de los Derechos Humanos, y toda entidad pública y de las organizaciones de la sociedad civil, el Día Internacional de Conmemoración anual en memoria de las víctimas del Holocausto, debe impulsar a que se desarrollen acciones educativas y formativas en una cultura de tolerancia, convivencia para la paz social, que promuevan entre las generaciones futuras las enseñanzas del Holocausto con el fin de ayudar a prevenir actos de genocidio en el futuro.

La firma de la Carta de las Naciones Unidas hace setenta años, en 1945, refleja el profundo compromiso de los estados miembros a evitar que se vuelva a tener un Holocausto. La Carta de las Naciones Unidas y la Declaración Universal de Derechos Humanos consagran los principios de los derechos humanos para todos los pueblos del mundo; todos los hombres nacen iguales en derechos.

Este año, me parece que recordar esta fecha, nos permite impulsar la importancia de los valores de la igualdad, la libertad y el respeto a la dignidad humana.

Es fundamental que el Estado mexicano proteja y defienda las libertades de las personas, la libertad de credo, la libertad de expresión, la libertad de autodeterminación, la libertad de organización y la libertad de asociación; es también importante que el Estado mexicano asegure la importancia de la igualdad no solo ante la ley sino ante las oportunidades.

Como activista social nunca estaré de acuerdo con la violencia, el vivir con miedo y tener que desplazarme por que las autoridades no hacen su trabajo y no defienden los derechos humanos.
El Holocausto, un compromiso de todos y todas para saber de él y evitar un nuevo genocidio.

DISCURSO DE INTOLERANCIA Y ODIO, DEBE TRADUCIRSE A RESPETO E INCLUSIÓN.