Jalisco: un legislativo intolerante

Por Gerardo A. Herrera / Grupo Crónicas Revista

Para mis amigos de Jalisco, activistas, y gente comprometida promoviendo las libertades, la igualdad y respeto a la dignidad humana. Estimado Luis te auguro que la Suprema Corte de Justicia de la Nación SCJN, como en otros asuntos actuara con pleno apego a derecho, así lo hizo ya en Campeche, y en Colima, espero, lo deseo que esto se atienda de la mejor manera y Jalisco y la comunidad disidente sexual obtenga sus derechos

Nuevamente el Poder Legislativo ha generado acciones que lo ponen como un poder conservador, al servicio de grupos fácticos, pero también como un violador de los derechos humanos; durante estos días se decidirá por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), si la modificación al artículo 260 del Código Civil de Jalisco es constitucional o inconstitucional como lo señala la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, por considerar dicha reforma como discriminatoria al señalar que el matrimonio es la unión entre un hombre y una mujer, excluyendo a las parejas del mismo sexo.

Para el ministro José Ramón Cossío que lleva la ponencia, considera que, el hecho de haber sido votada la modificación por el Congreso local implicó que se ratificara que en la entidad sólo es posible el matrimonio cuando hay la unión entre un hombre y una mujer: “Para contraer matrimonio, el hombre y la mujer necesitan contar con cuando menos dieciocho años de edad”, situación que violenta el artículo primero constitucional, párrafo quinto, pero adicionalmente atenta contra el libre desarrollo de la personalidad y la autodeterminación.

El Congreso y el Gobierno de Jalisco plantean que el recurso de inconstitucionalidad interpuesto por la CN DH fue extemporáneo “y no respondía a la modificación realizada por el Congreso”.

La inconstitucionalidad del artículo 260 de ser aceptada por la SCJN, redefiniría el concepto de matrimonio conservador a un concepto de matrimonio igualitario, situación que se busca no sólo en Jalisco sino en Michoacán, y en todo México, claro con excepción de Distrito Federal, Quintana Roo, Nayarit y Coahuila quienes ya armonizaron sus normas civiles o familiares.

El alcance de dicha inconstitucionalidad, de darse, ira a otros artículos como el 258 y 267 bis del mismo Código Civil de Jalisco sobre el concepto de matrimonio y las pláticas prematrimoniales; aún más la inconstitucionalidad permitiría que en Jalisco se modificara el concepto de matrimonio por una más incluyente en la que no importará el género de las personas contrayentes, en donde no importe la orientación sexual sino el respeto a la dignidad de la persona. Pero si no se declara inconstitucional el artículo de mérito por la SCJN, el concepto de matrimonio continuará como hasta hoy, intolerante, violador de los derechos humanos