Por John Irish y Crispian Balmer/Reuters

 El presidente Hasan Rouhani viajará a Europa para presentar a Irán como una potencial oportunidad de inversión, luego de que el levantamiento de las sanciones económicas reintegró al país de 80 millones de personas al mundo del comercio global.

Rouhani, un pragmático que fue electo en el 2013 bajo la promesa de que reduciría el aislamiento de Irán, defendió el acuerdo bajo el que Teherán limitó su programa nuclear a cambio del levantamiento de las sanciones de Estados Unidos, la Unión Europea y Naciones Unidas este mes.

En su primer viaje al extranjero desde que el acuerdo entró en vigor, Rouhani liderará a una delegación de 120 personas que incluye a empresarios iraníes, al ministro de Gas y Petróleo y otros funcionarios del Gobierno que visitarán París y Roma durante cinco días.

El mandatario se reunirá con el Papa Francisco y con el presidente francés, Francois Hollande.

Una semana después de que casi todas las sanciones fueron levantadas, funcionarios franceses e iraníes no esperan que se firmen grandes acuerdos durante el viaje. El propio Rouhani ha hablado de un “largo camino” para la integración económica de Irán con el mundo.

No obstante, Teherán ya ha demostrado su hambre por bienes occidentales en una conferencia sobre aviación en la víspera de la visita, en la que el domingo se anunciaron planes para comprar ocho jets superjumbo A-380 de Airbus y eventualmente hasta 100 aviones de Boeing.

La visita también ocurre mientras diplomáticos del mundo intentan coordinar las primeras negociaciones de paz en dos años para poner fin a la guerra civil en Siria. Irán, de mayoría musulmana chií, es el mayor aliado del presidente Bashar al-Assad, mientras que los países europeos apoyan a sus rivales suníes.

“Esta es una visita muy importante”, dijo un funcionario iraní de alto rango. “Es hora de dar vuelta la página y abrir las puertas a la cooperación entre nuestros países en diferentes áreas”, agregó.

Compañías como la gigante petrolera Total, el fabricante de aviones Airbus y la automotriz Peugeot están interesadas en las nuevas oportunidades.

(Editado en Español por Ricardo Figueroa)