Agencias

El ecléctico e inventivo director de 70 años y los miembros del jurado –cuya integración se anunciará ulteriormente– atribuirán la Palma de Oro y el resto de la premiación al término del festival previsto del 11 al 22 de mayo próximo.

“¡Qué inmenso placer!”, dijo Miller al anunciarse su designación. “Estar en el corazón de este Festival cargado de historia, que revela las joyas del cine mundial y debatir durante horas apasionadamente con mis compañeros del jurado será un gran honor. No me lo perdería por nada del mundo”.

Fue precisamente en Cannes que se estrenó el año pasado, fuera de competencia, la última edición de la saga que lo hiciera famoso, “Mad Max: Fury Road”.

La carrera de George Miller se forjó junto a las de Peter Weir, Bruce Beresford y Phillip Noyce en la edad de oro del cine australiano de los años 80.

Oriundo de un pequeño pueblo de Queensland, George Miller escribió y realizó en 1971 “Violence in the Cinema” (La violencia en el cine), cortometraje que lo lanza en el séptimo arte tras ganar dos premios del Instituto del Cine Australiano.

En 1979, la primera versión de “Mad Max” revela a Mel Gibson y alcanza un triunfo planetario, iniciando la mítica saga que prolongará en 1981 con “Mad Max 2: el desafío”, antes de un nuevo episodio en 1985.

A lo largo de su carrera, Miller experimentó con diversos géneros cinematográficos, incluyendo el último segmento de “The Twilight Zone” junto a John Landis, Steven Spielberg y Joe Dante, antes de incursionar en otros con “Las brujas de Eastwick” en 1987 y “Lorenzo”, un drama intimista, en 1992.

En 2006, su primer filme de animación “Happy Feet” recibió el Oscar a la Mejor película de animación.

El año pasado, tres décadas después del primer “Mad Max”, el cuarto opus de la saga cosechó aplausos en Cannes y otros festivales del mundo, antes de recibir diez nominaciones al Oscar 2016, entre ellos a Mejor Película y Mejor Director.