Agencias

El Papa invitó este domingo a estar en primera línea para que el país sea una tierra de oportunidades y no caiga en manos de traficantes de muerte, según dijo en su Ángelus dominical.

“Quiero invitarlos nuevamente hoy a estar en primera línea en todas las iniciativas que ayuden a hacer de esta bendita tierra mexicana una tierra de oportunidad”, afirmó el Pontífice argentino.

En esta línea, auguró que México no sea una tierra donde es necesario emigrar por falta de oportunidades laborales.

“(Qué en México) no haya necesidad de emigrar para soñar; donde no haya necesidad de ser explotado para trabajar; donde no haya necesidad de hacer de la desesperación y la pobreza de muchos el oportunismo de unos pocos”, afirmó.

“Una tierra que no tenga que llorar a hombres y mujeres, a jóvenes y niños que terminan destruidos en las manos de los traficantes de la muerte”.

Citando a Pablo VI, el Papa organizador del Concilio Vaticano II, pidió no ser insensibles, en particular ante las generaciones más jóvenes.

“Un cristiano no puede menos que demostrar su solidaridad (…) para solucionar la situación de aquellos a quienes aún no ha llegado el pan de la cultura o la oportunidad de un trabajo honorable, no puede quedar insensible mientras las nuevas generaciones no encuentren el cauce para hacer realidad sus legítimas aspiraciones”, consideró.

“(Es) una invitación a ‘estar siempre en primera línea en todos los esfuerzos (…) para mejorar la situación de los que sufren necesidad’, a ver ‘en cada hombre un hermano'”.