Associated Press

Apple recibió el respaldo de la industria tecnológica y sus analistas en su decisión de no cumplir con una orden de la Oficina Federal de Investigaciones de Estados Unidos (FBI), que le pide desarrollar un software para entrar a un equipo iPhone relacionado con un atentado terrorista, ya que consideran que esto puede sentar un precedente “preocupante” y comprometer la privacidad de los usuarios.

Uno de los primeros en pronunciarse sobre la decisión de la empresa dirigida por Tim Cook y la carta que éste publicó explicando sus razones fue Edward Snowden, el exagente de la Agencia Central de Inteligencia y quien reveló los proyectos de vigilancia y espionaje del gobierno estadounidense.

A través de Twitter indicó que el FBI está creando un mundo donde los ciudadanos tienen que confiar en Apple para defender sus derechos, en lugar de que sea al revés.