Agencias

El Papa aseguró que en Ciudad Juárez los criminales alcanzaron un pacto de 12 horas de paz por su visita.

En la conferencia de prensa de 45 minutos que mantuvo con los 75 periodistas que viajaron a bordo del avión papal que lo condujo desde Ciudad Juárez a Roma, el líder católico destacó que el temple de los mexicanos les permite tener alegría en tiempos de tragedia.

“El pueblo mexicano no se puede explicar, esta riqueza, esta historia, esta alegría, esta capacidad de hacer fiesta en medio de estas tragedias”, agregó.

Ponderó que esas características han permitido al país “no fracasar” ni “terminar mal”, sin importar las guerras internas.

“En Ciudad Juárez, Chihuahua, los criminales alcanzaron un pacto de 12 horas de paz por su visita. Después seguirán luchando entre ellos, los traficantes”, constató.

Más adelante estableció que un pueblo con tanta vitalidad solo se explica por la imagen de la Virgen de Guadalupe y entonces invitó a los periodistas a estudiar seriamente las apariciones.

“La Virgen está ahí. Yo no encuentro otra explicación, y sería lindo que ustedes, como periodistas, investigaran. Hay algunos libros buenos que explican muy bien el cuadro, cómo es, lo que significa y así se podrá comprender un poco este pueblo tan grande y tan bello”, señaló.

Reveló que el pasado sábado, cuando rezó en silencio en el camarín del Santuario de Guadalupe y pudo admirar el ayate de muy cerca, pidió por el mundo, por la paz y por muchas otras cosas más.

“Pobrecilla habrá acabado con la cabeza así”, dijo, haciendo el ademán propio de una cabeza grande, haciendo referencia a todas las cosas que le solicitó a la Virgen de Guadalupe.

“He pedido perdón. He pedido que la Iglesia crezca sana. He pedido por el pueblo mexicano y una cosa por la que he pedido mucho es para que los curas sean buenos curas y las monjas buenas monjas”, apuntó.