Agencias

En el caucus demócrata de Nevada la exsecretaria de Estado y ex-primera dama, Hillary Clinton, contuvo este sábado el ascenso de su rival Bernie Sanders, al vencer por 52 a 48%.

“Agradezco a mis simpatizantes. Algunos dudaron de nosotros, pero ellos no lo hicieron ni yo dudé de ellos”, dijo Clinton tras conocer los resultados. “Esto va por ustedes”, agregó.

cdn1.uvnimg

La candidata eligió para su discurso el casino Caesars Palace, uno de los más grandes y lujosos de Las Vegas. “Sí se pudo, sí se pudo”, cantaron en español los votantes de Clinton presentes, muchos de ellos trabajadores en los casinos.

Como habían anticipado las encuestas, los resultados oficiales son muy ajustados. Aunque Clinton evita una segunda derrota consecutiva, su victoria deja en el aire varios datos preocupantes.Confirman que la contienda será larga, que Sanders le ha robado parte del voto de las minorías y que los jóvenes siguen confiando claramente en el senador por Vermont.

Sanders en un comunicado de prensa felicitó a Clinton. “Acabo de hablar con la secretaria Clinton y le he felicitado por su victoria aquí en Nevada. Estoy muy orgulloso de la campaña que hemos llevado. Hace solo cinco semanas estábamos 25 puntos por dentrás y hemos terminado con un resultado muy ajustado. Y probablemente nos iremos de Nevada con una buena parte de los delegados”, dijo Sanders.

Bernie Sanders

Bernie Sanders

A una exultante Clinton le acompañaban su marido Bill y su hija Chelsea, además de buena parte de los cargos electos y líderes cívicos que han hecho campaña por ella en este estado. Entre ellos se encontraban el congresista Luis Gutiérrez y la veterana activista Dolores Huerta. El ánimo de los presentes era de desahogo, tras contener el aliento en la última semana.

Se rompe el “cortafuegos”

Lo ajustado del resultado hace, sin embargo, de ésta una victoria amarga. Hace solo dos meses pocos habrían predecido que Sanders quedara tan cerca de la candidata en este estado. Una encuesta le daba aquí a finales de diciembre un margen de 23 puntos frente al senador por Vermont.

Se suponía que Nevada iba a funcionar cortafuegos -fue el término que empleó la campaña de Clinton- contra Sanders, como uno de los estados demográficamente diversos que siguen en el orden de votación a Iowa y New Hampshire, donde dominan claramente los votantes blancos.

Sanders obtuvo la victoria entre los votantes latinos con un 54% de apoyo, según dos sondeos a boca de urna, de MSNBC y ABC. Dos de cada diez votantes en el caucus fueron hispanos, según ambas encuestas.

En 2008, Clinton había ganado el voto hispano del caucus de Nevada frente a Barack Obama con un 64% de apoyo.

La campaña de Clinton se organizó bien en Nevada. Abrió su primera oficina seis meses antes que la de Sanders -en abril del año pasado-, y desempeñó un intenso trabajo de campo. Además, consiguió el apoyo de la mayoría de cargos electos y sindicatos del estado.

Sanders recortó terreno en parte gracias a que incrementó su presencia en el estado en los últimos meses hasta superar a su rival. Desde finales de diciembre, gastó el doble que Clinton en anuncios de televisión y llegón a abrir 12 oficinas con más de 100 empleados.

Próxima pugna

Ahora los candidatos viajan a Carolina del Sur donde se celebra la próxima votación, el sábado que viene. Para Sanders la campaña podría ponerse cuesta arriba si no obtiene allá un buen resultado.

La candidata ganó claramente el voto afrocamericano a Sanders en Nevada, por 74 a 24%, según el sondeo a boca de urna de ABC. También allí recabó esta semana un importante apoyo, el del congresista afroamericano Jim Clyburn.

Quizás porque prevé un mal desempeño en Carolina del Sur, en su comunicado de aceptación de derrota, Sanders puso la mira más allá, en el súpermartes, cuando 15 estados votarán el 1 de marzo: “Creo que tenemos el viento impulsándonos conforme nos aproximamos al súpermartes”.