Agencias

Estados Unidos y Rusia anunciaron ayer que un cese de hostilidades entrará en vigor el sábado en Siria, lo que debe ser refrendado por el régimen y la oposición, en tanto se producían duros combates cerca de Alepo (norte).

La tregua, anunciada al día siguiente del atentado más mortífero en 5 años de guerra, sólo excluye a los grupos yihadistas.

En una declaración conjunta, las dos potencias dijeron que el alto al fuego involucra a las partes que han estado combatiendo durante los cinco años del conflicto sirio, pero no al grupo Estado Islámico (EI), ni al Frente Al Nusra, organización afiliada a Al Qaida.

“La cesación de hostilidades se aplicará a las partes involucradas en el conflicto sirio que han indicado que respetarán los términos”, del acuerdo, dice el comunicado.

El principal grupo de la oposición siria, el Alto Comité de Negociaciones (HCN), reunido en Riad, indicó en un comunicado que respondía “positivamente a los esfuerzos internacionales para lograr un cese de hostilidades”, pero condicionado al levantamiento de los sitios de ciudades, liberación de prisioneros, fin de bombardeos de civiles y entrega de ayuda humanitaria.

Estas partes tienen hasta el viernes 26 de febrero a las 12h00 locales (10H00 GMT) para comunicar a Estados Unidos o Rusia su adhesión a este acuerdo.

El alto al fuego entrará en vigor el sábado a las 00h00 GMT locales de Damasco (22h00 GMT del viernes).

Tras el anuncio, el presidente ruso Vladimir Putin dijo a la televisión de su país: “haremos lo necesario con Damasco, con las autoridades legítimas sirias”.