AP

El republicano Donald Trump y la demócrata Hillary Clinton arrasaron con el sur durante el ‘Supermartes’.

Los líderes en las preferencias de sus respectivos partidos obtuvieron victorias en estados de muchos delegados como Georgia, Tennessee y Virginia. Clinton también ganó en Texas, el gran premio de la noche.

Por el lado republicano, Ted Cruz triunfó en su estado, Texas, así como en el vecino Oklahoma. El demócrata Bernie Sanders también salió victorioso en su estado local, Vermont, y consiguió la victoria en Oklahoma.

Sin embargo, la noche perteneció a Trump y Clinton, quienes convirtieron el día más ajetreado de las primarias de 2016 en una vitrina para desplegar su fuerza y preferencia entre el electorado.

Desplegando su confianza, Clinton puso la mira en Clinton mientras se dirigía a sus seguidores durante su discurso de victoria.

“Queda claro que nunca había habido más en juego durante esta elección, y que el discurso que escuchamos del otro lado nunca había sido más bajo”, afirmó.

Trump también se adelantó a las elecciones generales contra la exsecretaria de Estado, a la que definió como parte del poder político que le ha fallado a los estadounidenses.

“Ha estado aquí por mucho tiempo”, dijo Trump desde su lujoso hotel Mar-a-Lago en Florida. “Si no se ha enderezado, no lo hará en los siguientes cuatro años”.

El dominio de Trump ha sacudido a los líderes republicanos, que temen que no tenga lo necesario para ser electo en una contienda contra Clinton en noviembre.

Pese a que Trump ha profesado tener una buena relación con la élite de su partido, advirtió al presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, quien declaró antes durante la jornada que “este partido no depreda los prejuicios del pueblo”. Trump dijo que si no logran establecer una buena relación “tendrá que pagar un alto precio”.

Pero todos los esfuerzos por detenerlo han sido en vano, incluyendo una agresiva campaña por parte del senador de Florida, Marco Rubio, por desacreditar al multimillonario empresario.

“Debe retirarse”, dijo Trump a Fox News durante la jornada. “No ha ganado nada”.

A la espera de más resultados, Trump tiene al menos a 139 delegados del ‘Supermartes’, mientras que Cruz ganó al menos 52. En total, Trump lidera a los republicanos con 221 delegados.

Los triunfos de Sanders fueron de poca ayuda para reducir su desventaja con Clinton, quien se aseguró al menos 334 de los 865 delegados en juego. Sanders tiene al menos 145.

El ‘Súpermartes’ es el día más ajetreado de las primarias 2016, con la mayor cantidad de delegados disponibles en una sola jornada. Los demócratas votaron en 11 estados y en Samoa Americana, con 865 delegados en juego. Los republicanos votaron en 11 estados, y 595 delegados.

Clinton también ganó en Alabama y Arkansas, mientras que Trump se quedó con los comicios en Alabama y Massachusetts. (Associated Press)