La Mercantilización de las Luchas Democráticas, el 8 de Marzo y lo Políticamente Correcto

Por Edén Martínez / Grupo Crónicas Revista

12814138_10153441559688587_493764559471917396_n

El sistema capitalista imperante en México, es realmente el Leviatán que planteaba Thomas Hobbes, omnipresente y con miles de tentáculos, tanto que han bastado tan solo un poco más de 3 décadas de Neoliberalismo Económico para que incluso las batallas de reivindicación de los derechos de igualdad que tantas mujeres en este país libraron y siguen librando, hayan pasado a formar parte de una insigne fecha en la cual es propicio realizar todo tipo de regalos, flores, chocolates, osos de peluche, cenas, comidas, alhajas, en fin, poco a poco el día de la mujer trabajadora, paso de convertirse en una fecha de reivindicación de derechos, de búsqueda de igualdad de oportunidades y de salarios equivalentes, entre los géneros, a una festividad de la mercadotecnia más.

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) ha reconocido extrañamente y (aunque no lo citen de la misma manera), que en los países en los cuales se han aplicado de manera irrestricta las políticas dictadas por el consenso de Washington, existen grandes desigualdades en el acceso a empleo remunerado entre hombres y mujeres y enormes brechas en el mercado laboral. Los obstáculos más difíciles de superar y que aún persisten son la violencia y la explotación sexual, la división desigual del trabajo no remunerado -tanto doméstico como en el cuidado de otras personas- y la discriminación en la toma de decisiones en el ámbito público.

Medidas de distribución de la riqueza adecuadas, como lo recomienda la CEPAL (Comisión Económica para América Latina) como garantizar el acceso universal a salud reproductiva y sexual y otorgar a la mujer derechos igualitarios en el acceso a recursos económicos, como tierras y propiedades, son metas fundamentales para conseguir el objetivo número 5 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, nueva denominación asignada a los “Objetivos del Desarrollo del Milenio”, el cual busca la Igualdad de Género.

La clase política en este país, experta en expresar lo “políticamente correcto” se reunió en innumerables actos de conmemoración donde por increíble que parezca reinaron los discursos huecos y machistas, que únicamente afirman que ni en lenguaje, ni en acciones se cuenta con la capacitación mínima para aplicar las políticas de transversalidad de género necesarias para disminuir las brechas de desigualdad imperante en materia de género.

Ante este escenario, en México y América Central existen ejemplos claros de postración y de falta de oportunidades del sistema económico en cita,  especialmente en las mujeres tales como los nuevos cargos imputados a Nestora Salgado que han impedido su liberación y el homicidio de Berta Cáceres en Honduras, hechos que han ensombrecido este último día de la conmemoración internacional de la Mujer Trabajadora, y si, tristemente nada que celebrar.