Grupo Reforma/ Por Víctor Fuentes

Un ministro de la Suprema Corte de Justicia propuso a sus colegas amparar a una empresa privada para que desarrolle y, eventualmente, venda en México medicamentos a base de mariguana y su principal sustancia psicoactiva, el THC.

En el proyecto, que será analizado en las próximas semanas, el ministro Alfredo Gutiérrez plantea reiterar la declaración de inconstitucionalidad de la prohibición absoluta para el uso de la mariguana en México, pero con efectos muy distintos a los del amparo otorgado en noviembre pasado, que sólo fue para autorizar a cuatro personas el uso recreativo de la droga.

En el nuevo caso, el amparo sería otorgado a la empresa Comercializadora Rubicón, que en 2013 solicitó a la Secretaría de Salud un permiso para investigar y desarrollar este tipo de medicamentos.

“La prohibición que excluye por completo del acceso a beneficios medicinales a personas que tengan cierta condición de salud no se encuentra debidamente fundamentada desde el punto de vista constitucional, razón por la cual se concluye que dicha medida es discriminatoria”, dice el proyecto.

Gutiérrez también considera que la prohibición absoluta es desproporcional, pues desconoce la obligación que tiene el Estado de facilitar el acceso a la salud de individuos con ciertas enfermedades.

La discusión en la Corte no será fácil. El asunto fue enviado por el propio Gutiérrez al Pleno del máximo tribunal, donde será discutido por los once ministros, no solo por los cinco de la Primera Sala, como sucedió con el amparo anterior.

En primera instancia, un juez federal negó el amparo por considerar que Rubicón, como persona moral, no puede reclamar derechos como la salud, el libre desarrollo de la personalidad o la dignidad humana, propios de las personas físicas.

Si una mayoría de ministros se inclina por este argumento, la Corte no llegaría a pronunciarse sobre el tema de la mariguana medicinal.