Agencia Reforma

El Instituto para las Mujeres en la Migración (IMUMI) cuestionó las revisiones para detección de indocumentados en puntos móviles al considerar que son discriminatorias y anticonstitucionales.

Gretchen Kuhner, directora del organismo, explicó que, de acuerdo con registros del Instituto Nacional de Migración (INM), cerca del 80 por ciento de las detenciones de migrantes en el país se efectúa mientras viajan por carretera.

“A simple vista es imposible distinguir entre una persona mexicana y una persona extranjera utilizando criterios no discriminatorios”, sostuvo en entrevista.

Debido a que los agentes no pueden pedir a mexicanos sus documentos de identidad, salvo en los puntos de internación y de salida internacionales, en la práctica la piden a personas que aparentan ser extranjeros en situación irregular.

Sin embargo, alertó la experta, esta situación ha dado pie a que mexicanos, sobre todo indígenas, hayan sido detenidos y trasladados a estaciones migratorias.

Luego de dos años de litigio, el IMUMI obtuvo a través de transparencia la base de datos del Sistema de Control de Aseguramientos y Traslados en Estaciones Migratorias del INM, correspondiente a 2014, que indica que ese año fueron detenidos 126 mil 147 extranjeros.

Esa información permitió conocer, por primera vez, cómo y dónde son detenidos los extranjeros en territorio nacional.

Así, del total de las detenciones efectuadas en 2014, un 77 por ciento ocurrió en puntos carreteros y el resto en centrales de autobuses,  vías del tren y aeropuertos.

El 31 de diciembre pasado, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emitió la recomendación 58/2015, en agravio de 15 mexicanos que fueron detenidos en estaciones migratorias por no acreditar su identidad ante agentes migratorios, vulnerando el derecho a la libertad de tránsito, a la seguridad jurídica y a la libertad personal.

La CNDH reconoció que los mexicanos no tienen que acreditar su nacionalidad fuera de los puntos de internación o de salida; que las estaciones migratorias son lugares destinados a la privación de la libertad y que hay ausencia de criterios homogéneos sobre actuación al momento de realizar las revisiones migratorias que llevan a una valoración subjetiva basada en rasgos físicos, la vestimenta y la apariencia de las personas.

Sin embargo, el IMUMI cuestiona que la CNDH no haya analizado en su recomendación la inconstitucionalidad las revisiones en puntos móviles, que fundamenta el artículo 97 de la Ley de Migración.

“La CNDH tiene la oportunidad para pedir un protocolo de actuación para llevar a cabo las revisiones migratorias en puntos móviles en carreteras que tiene que respetar la no discriminación”, externó Kuhner.