Agencias

En los últimos 12 meses, Veracruz, Campeche y Tabasco perdieron 40 mil 583 empleos formales, consecuencia de la caída en la producción y los precios del petróleo, principalmente, así como recortes de personal en Pemex y empresas que laboran con la firma.

El número de trabajadores afiliados al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en estas tres entidades pasó de un millón 104 mil personas en febrero de 2015 a un millón 64 mil empleados, una contracción anual de 3.7%.

El estado que reportó la mayor pérdida de empleos en los últimos 12 meses fue Veracruz, con la eliminación de 17 mil 366 puestos; le siguió Tabasco, con la destrucción de 13 mil 474 plazas, y Campeche, con una contracción de 9 mil 743 empleos en dicho período.

“El problema es muy grave y es culpa del sesgo económico que metió la producción petrolera en esos estados. Hoy no tienen ninguna alternativa de corto plazo que les permita recuperar el empleo perdido. Se necesita ver si hay recursos o alguna política para atenuar toda esta crisis de empleo que se va a vivir en la región”, advirtió Aníbal Gutiérrez, profesor e investigador de la Facultad de Economía de la UNAM.

La extracción de crudo representa 47% del Producto Interno Bruto conjunto de estas tres entidades; sin embargo, hay una gran cantidad de actividades económicas directa o indirectamente dependientes del sector petrolero, por lo que su incidencia en la actividad económica y la generación de empleos es mucho mayor.