Por Carolina Adalid /El Mundo 
 
Los centros de votación en Florida fueron los primeros en cerrar a medianoche -hora española-. Y no hubo sorpresas. Los resultados provisionales indicaban que la aspirante demócrata a la Casa Blanca, Hillary Clinton, ganaba con contundencia a su rival Bernie Sanders en un estado donde la población latina representa el 24,1%.

La ex secretaria de Estado contaba con el 65% de los apoyos y el senador por Vermont, el 33%, con más de la mitad de los votos escrutados. Una hora después, los medios estadounidenses ya anunciaban su victoria provisional.

Era el inicio de una noche crucial en la carrera por la nominación a la Presidencia, donde estaban en juego casi 700 delegados, 214 de ellos en el estado de Florida. También se celebraron primarias en Ohio, Carolina del Norte, Missouri e Illinois.

Antes de que cerrasen los centros de votación, Clinton fue entrevistada por varios medios en Carolina del Norte -donde estuvo haciendo campaña por la mañana-. La ex primera dama se mostraba confiada de acabar la jornada en cabeza y a distancia de Sanders aunque perdiera algún estado. Está previsto que Clinton se dirija a sus seguidores desde el Centro de Convenciones de Palm Beach a lo largo de la noche.

La historia se repitió poco después cuando empezaron a contarse los votos en Carolina del Norte y en Ohio. Los primeros datos apuntaban que Clinton ganaba la batalla de largo en ambos estados -donde están en juego 250 delegados-. Un 59% de los votantes la habían elegido como su candidata frente a un 38% que optó por Sanders en Carolina del Norte. Unas cifras parecidas a las de Ohio, con apenas el 1% de los votos escrutados

Hasta este tercer ‘supermartes’ Clinton aventajaba al senador en 214 delegados comprometidos a Sanders; sin contar los ‘superdelegados’, que se han decantado mayoritariamente por la ex jefa de la diplomacia estadounidense. Los resultados de esta jornada pueden dejar su contador cerca de los 2.383 votos necesarios para ser elegida candidata demócrata.