Por Timothy Mclaughlin /Reuters

El  Supremo Tribunal de Iowa  concedió el viernes una orden temporal de emergencia (medidas cautelares)  para  detener una porción de una prohibición de aborto de 20 semanas que fue promulgada por el gobernador republicano Terry Branstad sólo unas horas antes.

La ley, aprobada por  la  Cámara y por el Senado controlados por los republicanos desde el pasado mes, prohíbe abortos una vez que el embarazo llega a 20 semanas y estipula un período de espera de tres días antes de que las mujeres pueden someterse a cualquier aborto.

La ley no hace excepciones para los casos de violación o incesto, pero sí permite abortos si la vida o la salud de la madre está en riesgo.

La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) y Planned Parenthood, un grupo que ofrece servicios de planificación familiar, incluyendo abortos, desafiaron la disposición sobre el período de espera en los tribunales, así como la exigencia de que una mujer  consulte otra opinión médica  antes de un aborto .

La Corte Suprema de Iowa emitió, hoy viernes,  la orden después de que las medidas cautelares fueron  negadas el jueves por un juez de distrito.

“Nos complace que el tribunal concedió la medida cautelar,  posicionandóse en el lado de las mujeres de Iowa que necesitan acceso a, y tienen un derecho constitucional, al aborto seguro y legal”,  afirmó Suzanna de Baca, director general de Planned Parenthood de la Heartland

El estado de Iowa tendrá la oportunidad de introducir un recurso de revisión a la decisión del tribunal el lunes.

Las mujeres en los Estados Unidos tienen el derecho bajo la Constitución para poner fin a un embarazo, pero los oponentes al aborto han presionado por regulaciones más estrictas, particularmente en estados conservadores.

Hay 24 estados que imponen la prohibición de abortos después de un cierto número de semanas, según el Instituto Guttmacher, que sigue la política reproductiva.

Diecisiete de estos estados prohibir el aborto en las 20 semanas y después.

La ley de Iowa, dijo Hammes después de la firma, marcó un “retorno a una cultura que una vez más respeta la vida humana.”

En Tennessee, un proyecto de ley similar a la medida de Iowa fue enviado a la mesa del gobernador republicano de ese estado el miércoles a la posibilidad de ser firmado como ley.

(Reporte de Timothy Mclaughlin en Chicago, editado por Jonathan Oatis)