Fuente: BBC Mundo

Cuando llegó a Tijuana, Baja California, Kennedy Frederico estaba entusiasmado por cruzar pronto a Estados Unidos

Pero sus planes se frustraron al llegar a la frontera: el expresidente Barack Obama había suspendido el permiso especial para que los haitianos ingresen a su país.

Y el nuevo mandatario Donald Trump virtualmente les cerró la puerta a la posibilidad de pedir asilo.

Un viaje difícil que aguantó con la esperanza de trabajar en el país donde siempre quiso vivir. Pero en Tijuana perdió la ilusión.

“Nos dijeron que ya no se puede cruzar y ahora estoy aquí, esperando”, le cuenta a BBC Mundo.

“El plan uno era Estados Unidos, pero ahora ya no. Estoy regularizando mis papeles con Migración para quedarme en México“.

Por el momento no intentará cruzar la frontera. El gobierno estadounidense, dice, “está deportando a los haitianos”. Y no quiere ser uno de ellos.

Inmigrantes siendo deportados de EE.UU.Derechos de autor de la imagen GETTY IMAGES
Image captionMuchos emigrantes no quieren entrar aún a Estados Unidos para evitar ser deportados.

Otros migrantes encuentran el mismo escenario, como Wilmar Estrada, un hondureño de 25 años quien esperó dos semanas la oportunidad de cruzar en Matamoros, Tamaulipas.

No pudo hacerlo, y ahora permanece en el país mientras llegan tiempos mejores.

“Ese Trump no va a gobernar siempre, algún día tendrá que irse y entonces será el momento“, le dice a BBC Mundo.

Más refugio

Como Frederico y Wilmar en los últimos meses miles de migrantes han sido obligados a permanecer en este país, ante el endurecimiento de la política migratoria estadounidense.

El gobierno de Donald Trump endureció su política migratoria.Derechos de autor de la imagen JOHN MOORE/GETTY IMAGES
El gobierno de Donald Trump endureció su política migratoria.

De hecho, desde que Trump ganó las elecciones presidenciales, en noviembre pasado, las peticiones de refugio en México se duplicaron.

Entre el penúltimo mes de 2016 y marzo de este año, la gubernamental Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar) recibió 5,421 solicitudes de asilo.

Esto significa 150% más que la cifra del mismo período de 2015-2016.

La mayoría son de personas provenientes de Centroamérica, que representan el mayor flujo migratorio que cruza por México.

Pero también se han registrado peticiones otros países, como África, Cuba, Haití o Venezuela.

Es una situación que no se presentaba desde los años 80, cuando México brindó refugio a más de 30.000 personas que huyeron de la guerra civil en Guatemala y El Salvador.

Aguardar el momento

Ahora la situación es otra. Además del aumento en las solicitudes de refugio también es mayor la cantidad de extranjeros que regularizan su estancia en el país.

El flujo de migrantes en México no se detiene.Derechos de autor de la imagen JOHN MOORE/GETTY IMAGES
El flujo de migrantes en México no se detiene.

Entre noviembre y febrero pasado –la última cifra disponible- el gubernamental Instituto Nacional de Migración (INM) otorgó 16,445 tarjetas de residente temporal en el país.

Organizaciones civiles aseguran que cada vez son más los migrantes que deciden quedarse en México. Y una de las razones se llama Donald Trump.

“Son dos factores: por un lado la violencia en Honduras, Guatemala y El Salvador que en lugar de disminuir aumenta”, le dice a BBC Mundo Carolina Carreño, coordinadora de Atención y Servicios de la organización Sin Fronteras.

“Pero con mayor razón el efecto Trump. Muchas personas deciden ya no ir a Estados Unidos sino buscar a México como una alternativa para quedarse”.

“Trump gobierna cuatro años”

Sin embargo, hay un matiz: En la ola de solicitantes de refugio o regularización migratoria, hay algunos que planean quedarse en el país… Mientras Donald Trump concluye su gobierno.

Donald TrumpDerechos de autor de la imagen GETTY IMAGES
Muchos migrantes se quedan en México con la esperanza de que Trump solo dure cuatro años o menos en el poder.

Uno de ellos es Josué Hernández, un hondureño de 25 años quien aguarda el momento desde Ciudad Juárez, Chihuahua, en el norte de México.

“Creo que Trump va a durar cuatro años en el gobierno o a lo mejor menos, por todo el ruido que está haciendo”, le dice a BBC Mundo.

“Yo mientras me quedo aquí, si consigo papeles puedo tener un buen trabajo. Después me vuelvo al norte”.

Kennedy Frederico tiene el mismo plan. “Gasté US$4.000 para llegar a México, estoy aquí para trabajar, idealmente, unos años“, explica.

“Luego analizar cómo están las cosas para cruzar, porque mi destino es Estados Unidos. Lo voy a intentar después”.

“Pasan el día sin comer”

El aumento de migrantes que se quedan en México empieza a causar problemas, sobre todo en las ciudades fronterizas.

Un refugio en Tijuana.Derechos de autor de la imagen GETTY IMAGES
Los refugios en Tijuana están saturados por la presencia masiva de emigrantes.

A Tijuana, por ejemplo, han llegado cientos de mexicanos deportados de Estados Unidos que se quedan en albergues para migrantes.

Son los mismos lugares donde desde el año pasado se refugian muchos haitianos. Las casas están saturadas, pero los alimentos, medicinas, camas y cobertores son la misma cantidad.

Desde hace varios meses asociaciones civiles pidieron que las autoridades aumentaran la ayuda a estos refugios para enfrentar la crisis.

Pero esto no ha ocurrido, le dice a BBC Mundo Wilner Metelus, presidente del Comité ciudadano de defensa de los naturalizados y afromexicanos.

En este escenario los más perjudicados son los migrantes de Haití. “Los directores de albergues, como no reciben apoyo económico del gobierno federal, estatal o municipal, tienen bastantes problemas para dar de comer a los haitianos”, afirma.

“Gastan 40 pesos diarios para comprar comida (US$2) pero muchos de ellos no tienen trabajo, no tienen dinero y pasan el día sin comer”.

“Libre como los mexicanos”

Según Metelus en México hay 7.300 haitianos que no pudieron cruzar a Estados Unidos, la mayoría en Baja California, en el noroeste del país.

En México hay 7.300 haitianos que no pudieron llegar a Estados Unidos.Derechos de autor de la imagen GETTY IMAGES
En México hay 7.300 haitianos que no pudieron llegar a Estados Unidos.

El 98% de ellos carecen de pasaporte o algún documento de identidad, lo cual es un serio problema pues no tienen acceso a empleos.

También entorpece su regularización migratoria. El INM, dice el activista, ofrece 4,300 visas humanitarias a esta población. Pero sin documentos el trámite es difícil.

La embajada de Haití no está entregando pasaportes porque se necesitan US$100 dólares y la mayoría no tiene dinero“, señala Metelus.

Además, la falta de identidad provoca incertidumbre entre los haitianos, quienes nunca olvidan el riesgo de ser deportados.

Y eso sería lo peor que pudiera ocurrir, le dice a BBC Mundo Micky Jean Gelin, un maestro haitiano varado en Mexicali, Baja California.

“En Haití no hay futuro, no es un país para regresar”, insiste. “Antes México no era mi ideal para quedarme pero ahora me siento bien aquí”.

“Pero necesito papeles para caminar legalmente, para estar libre como los mexicanos”.