Agencias

La ola de violencia contra los periodistas en México ha alcanzado un pico fatídico. Siete periodistas han sido asesinados en 2017 sin que haya detenidos de momento y 126 comunicadores han sido ejecutados desde 2000. La organización Artículo 19 ha registrado unas 2.000 agresiones a reporteros desde 2010. Peña Nieto ha sido señalado en el medio periodístico por la falta de confianza en que pueda dar solución a los ataques. En su primer año como mandatario murieron cuatro periodistas; seis, en 2014; siete, un año más tarde, y 12, en 2016.

A solo tres días del asesinato del cronista Javier Valdez, un comando armado interceptó a Salvador Adame, periodista y propietario del canal 4TV en Nueva Italia, Michoacán  alrededor de las siete de la noche del jueves frente a una planta purificadora de agua y lo obligó a subir a un vehículo color negro, según testigos citados por la prensa. El periodista había dejado de cubrir temas relacionados con la violencia desde hace años por temor a represalias.

Ni el Gobierno federal, ni el Gobierno de Michoacán han dicho una sola palabra, a pesar de que, cuando se reveló la información, ya habían pasado cerca de 15 horas.

Familiares de Adame denunciaron que la Fiscalía Antisecuestros de Michoacán les ha pedido esperar hasta 62 horas para presentar la denuncia.

La Procuraduría General de Justicia de Michoacán no ha fijado una posición sobre el supuesto secuestro del periodista, mientras que la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Michoacán (CEDH) informó que abrió una queja de oficio por la desaparición de Salvador Adame.

“Demandamos a las autoridades competentes acciones inmediatas y efectivas que permitan dar con el paradero del compañero Salvador Adame, y que aquellos compromisos asumidos el pasado miércoles por los Ejecutivos Estatales y el presidente de la República tengan efecto concreto en la localización de nuestro compañero a la brevedad”, agregaron los periodistas de Michoacán en su postura sobre el caso.

Silvano Aureoles, Gobernador de Michoacán, fue uno de los mandatarios que no asistieron a la reunión que el Gobierno federal convocó el pasado 17 de mayo donde se anunciaron, “Acciones por la libertad de expresión y para la protección de periodistas y defensores”.