Fuente: Animal Político

“No puedo darles ningún dato específico, porque pondríamos en riesgo la propia investigación”.

Ésta fue la respuesta que tuvieron los reporteros de Sinaloa que acudieron este viernes 19 de mayo a una “reunión de trabajo” con el titular de la Fiscalía Especial para la atención de delitos contra la Libertad de Expresión de la PGR, Ricardo Sánchez Pérez, y con Juan José Ríos, fiscal general de Sinaloa.

En la reunión, realizada luego de la demanda de transparencia en la investigación del asesinato del periodista Javier Valdez, los comunicadores sinaloenses pidieron información sobre las indagatorias del crimen, a lo que recibieron como respuesta que las autoridades “tenemos la obligación de tener mucha secrecía en estos casos”.

“La secrecía nos va a ayudar a mantener las líneas de investigación que se encuentran abiertas y todas las pistas y evidencias que tenemos en este momento”, explicó Sánchez Pérez.

¿Qué van a hacer?

Durante la “reunión de trabajo”, los periodistas presentes cuestionaron la falta de información que existe acerca de las primeras indagatorias en el caso de Valdés.

Los asistentes preguntaron a los fiscales sobre el móvil y la recreación del asesinato de Valdez, sobre la existencia de testigos o retratos hablados de presuntos responsables, a lo que el fiscal Sánchez Pérez contestó “a ver, esta era una reunión de trabajo y creo que ya se está convirtiendo en una rueda de prensa, no era la intención. Lo que queremos nosotros transmitirles era el diálogo, la confianza, la comunicación de poder platicar sobre esta situación”, explicó Sánchez a los comunicadores.

Luego de reiterar que la Procuraduría General de la República está considerando todas las líneas de investigación para esclarecer el asesinato de Valdez, el fiscal Sánchez puso a disposición de los asistentes el mecanismo de protección para periodistas y defensores de derechos humanos.

Y agregó “pero yo sé que ustedes no quieren oír de reforzamiento de la CEAV (Comisión Especial de Atención a Víctimas) o del reforzamiento del mecanismo, lo que ustedes quieren son resultados y en eso estamos trabajando. Tengan la confianza”.

 

Antes de finalizar la reunión, el fiscal general de Sinaloa, Juan José Ríos, comentó que informarán sobre los avances de la investigación del asesinato de Valdez y pidió comprensión a los periodistas asistentes.

Es una institución (La Fiscalía de Sinaloa) que tiene más de 2300 personas que todos los días, estamos trabajando con una multifacética actividad y una serie de diversos asuntos que no constriñen únicamente a un delito en particular, a un agraviado o a una víctima en particular, es una sociedad propiamente la que se está atendiendo”.

El pasado martes 16 de mayo un grupo de periodistas reclamó al gobernador de Sinaloa, Quirino Ordaz, acerca de su compromiso con el esclarecimiento del asesinato de Javier Valdéz, ante lo que el mandatario se comprometió a crear una fiscalía especial para las investigaciones.

Javier Valdez, fundador del Semanario Ríodoce, es el sexto periodista asesinado en México en este año, sin que exista justicia, porque no han sido detenidos los responsables de haber cometido los asesinatos.

El mismo día que asesinaron a Javier Valdés en la ciudad de Culiacán, Sinaloa, el periodista Jonathan Rodríguez murió, y su madre, Sonia Córdova, subdirectora de información del semanario El Costeño de Autlán, Jalisco, fueron atacados a balazos cuando viajaban a bordo de un automóvil en el mencionado municipio.

En lo que va de 2017 siete periodistas han sido asesinados: Cecilio Pineda, Ricardo Monlui, Miroslava Breach, Maximino Rodríguez, Filiberto Álvarez, Javier Valdez y Jonathan Rodríguez.