Agencias/ BBC Mundo

Las autoridades informaron sobre la detención de tres personas, por su presunta responsabilidad en el asesinato del periodista de Baja California Sur, Maximino Rodríguez Palacios, del medio Colectivo Pericú, el pasado 14 de abril.

“Durante 45 días, la Procuraduría General de Justicia de Baja California Sur y la Procuraduría General de la República (PGR), a través de la Fiscalía Especializada en Atención a Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión (FEADLE), realizaron trabajos de investigación de gabinete y campo, que llevaron a establecer probablemente que la agresión en contra del comunicador está relacionada directamente con el ejercicio de su profesión”, indicó el Grupo de Coordinación Interinstitucional de Seguridad, en un comunicado.

“Con los datos de prueba que obtuvieron en plena coordinación los agentes del Ministerio Público del fuero común y federal, fue posible obtener el material probatorio suficiente que acredita la probable participación de Juan “N”, José “N” y Sergio “N” en el homicidio del comunicador”, agregó.
Los ahora imputados, se detalló en el comunicado, “están posiblemente relacionados con otros eventos que sucedieron en el sur de la entidad, así como en la ciudad de La Paz y que también son objeto de investigación por ambas instancias de procuración de justicia”.
Cuatro armas que le fueron aseguradas a los detenidos se encuentran relacionadas por lo menos con nueve hechos delictivos en Baja California Sur.

Quién era Maximino Rodríguez, el cuarto periodista asesinado en México en mes y medio

Maximino Rodríguez Palacios repetía que su trabajo no le daba miedo, que estaba dando la cara, firmando sus notas. Pero sus artículos y sus columnas molestaron al crimen organizado y fue acribillado a balazos.

Eso piensa Cuauhtémoc Morgan, el director del medio para el cual trabajaba este periodista que se convirtió en el cuarto reportero en ser asesinado en México en un mes y medio.

Desde un vehículo le dispararon al estacionarse en una tienda al mediodía del viernes. Maximino Rodríguez tenía 73 años. Su esposa, que también estaba en el coche, sobrevivió.

“No cabe ninguna duda por el tipo de homicidio que esto tiene que ver con el crimen organizado, no hay otra manera de interpretar esto”, le dice Morgan a BBC Mundo.