En 2016 México mostró un deterioro de 4.3 por ciento en sus intentos de pacificación a nivel nacional, alcanzando los niveles de violencia un impacto económico por 3.07 billones de pesos, esto es, 79 mil millones de pesos más que un año antes, de acuerdo con el último informe del Índice de Paz México (IPM) 2017. El Informe puede ser descargado en su integralidad en la dirección web  http://visionofhumanity.org/app/uploads/2017/04/MPI17_Spanish_Report_WEB_28.03.pdf
En el documento, el Instituto para la Economía y la Paz destaca que en 2016 se cumplieron 10 años de la guerra contra los carteles de las drogas y exactamente fue durante el año anterior cuando se observó un mayor deterioro desde 2012, fecha en que comenzó a elaborarse el análisis específicamante para nuestro país.

“La cuarta edición del Índice de Paz México tiene por objetivo identificar las tendencias clave, los patrones y los factores que impulsan la paz, así como destacar las oportunidades en política pública relacionada con el tema. También mide los beneficios económicos que se derivarían de una sociedad más pacífica y se orienta a generar un debate estratégico entre los responsables de la elaboración de políticas públicas, investigadores, líderes empresariales y público en general sobre la construcción de la paz en México”

Entre los elementos que destaca el estudio del instituto es que el deterioro del IPM fue resultado de un aumento de 18 por ciento en el número de homicidios.

Pese al detrimento en las condiciones de paz interna, el estudio destaca que comparativamente con los niveles observados en 2011, México es 14 por ciento más pacífico y es que 21 de los 32 estados registraron avances.

A pesar del deterioro en 2016, México sigue siendo casi 14% más pacífico en 2016 que en 2011; 21 de los 32 estados registraron avances. La tasa de delitos con violencia se encuentra en su menor nivel en 14 años, mientras que la tasa de homicidio es 16% menor que en 2011. Los crímenes de la delincuencia organizada llegaron a su nivel más bajo en una década, volviendo a los niveles previos a la guerra contra las drogas. La tasa de delitos con arma de fuego fue 10% menor que en 2011, aun cuando las últimas tendencias señalan un incremento en la compra de armas.”

Sin embargo, algunas entidades federativas, entre ellas Michoacán presentan una tendencia reversa:

“Nayarit, Durango, Coahuila, Quintana Roo y Chihuahua muestran las mayores mejoras en cuanto a paz en los últimos seis años, mientras que Colima, Baja California Sur, Zacatecas, Oaxaca y Michoacán presentan los mayores deterioros. Estos últimos cinco estados tienen tasas de homicidio crecientes, en particular Colima, cuya tasa de homicidio en 2016 fue tres veces más alta que sus niveles de 2011. Si bien se han observado algunos avances” 

También se señala que los delitos con violencia están en su menor nivel en 14 años, los crímenes de la delincuencia organizada regresaron a niveles previos a 2006 y los delitos con armas de fuego son 10 por ciento menores respecto a los registrados hace seis años.

Los estados que se destacan por ser de los más violentos se caracterizan por reportar un aumento en el número de homicidios.