Las claves de identificación de la nueva cultura política *
Por: Teresa Da Cunha Lopes

Teresa Da Cunha Lopes, Investigadora de la UMSNH, especialista en Derecho Comparado

A pesar de las distintas ópticas, enfoques, aproximaciones, puntos de interés o ejes de atención que los recientes movimientos ciudadanos han propiciado, podemos reagrupar sus características en la identificación de una nueva mentalidad , a la que llamamos “Nueva Cultura Política”.

Esta “nueva cultura política” es un grande mosaico de tendencias, proyectos, visiones y confusiones bajo la concurrencia de siete aspectos clave, que por veces son contradictorios entre sí:

1. La transformación de la dimensión izquierda-derecha. El tradicional eje de colocación de las personas según sus criterios políticos continua utilizando las mismas palabras, pero con distinto significado. El más ilustrativo se encuentra en la Europa del Este. Pero, América Latina también es un excelente ejemplo.

2. La discusión de los problemas sociales se distingue explícitamente de los problemas fiscales y económicos. Los problemas de índole fiscal han cobrado una relevancia especial, las posiciones que se adoptan ante determinados problemas sociales derivan de las posiciones que previamente se han adoptado frente a la cuestión fiscal. Ejemplo: la actual propuesta de espacio único fiscal europeo y la definición de un tope para el déficit presupuestal que obliga a recortes de los programas sociales en los países miembros de la zona euro.

3. El enfoque en torno a los problemas sociales ha cambiado. La implantación paulatina y de forma generalizada del Estado de Bienestar ha modificado la óptica de los llamados problemas sociales colocando en el centro del debate las cuestiones relacionadas con la calidad de vida, el espacio del ocio de las personas y la cohesión social.

4. El individualismo de mercado y el individualismo social. La nueva Cultura Política combina el liberalismo de mercado con el progresismo social que conduce a nuevos presupuestos políticos.

5. El cuestionamiento del Estado del Bienestar. No se pretende la reducción de los servicios que viene prestando el Estado del Bienestar, pero si criticar la ineficacia de las grandes burocracias que han dado pocos o malos servicios, a pesar de que pagamos una gran cantidad de impuestos. El ciudadano en esta “nueva cultura política” clama por la descentralización administrativa, mostrándose incluso partidario de la contratación de servicios privados. Pero reivindica los principios de la protección social, de la protección en la salud y de la educación universal como derechos inalienables.

6. El aumento del debate político de problemas políticos concretos y el cambio en los modos de participación ciudadana. Se caracteriza por potenciar el debate de problemas concretos, con soluciones a corto y medio plazo, en detrimento de mantener un debate ideológico general. Es potenciado por la participación ciudadana en estructuras de democracia electrónica.

7. El perfil del ciudadano con “Nueva Cultura Política”. Un joven entre los 25 y los 40 años con alto grado de educación y una posición económica desahogada es el retrato robot del nuevo ciudadano.

Finalmente, hay que resaltar que la “Nueva Cultura Política” necesita de un contexto adecuado, tanto para su aparición como para su mantenimiento como opción cultural mayoritaria de la ciudadanía en las sociedades democráticas occidentales .

Este contexto puede ser frenado por dos elementos -clientelismo, practicas religiosas- pero otros, funcionan como aceleradores de este fenómeno: Administración profesional (en base a competencias y logros ) y medios de comunicación de masas .

O sea, las sociedades democráticas occidentales (club al cual México pertenece aún que no sea considerado “politicamente correcto” afirmarlo en público), donde un día tantas voces profetizaron y se aventuraron a predecir la era del fin de las ideologías, el “final del hombre y de la historia”, son por el contrario el caldo de los más diferentes cultivos ideológicos y de las más vivas luchas y enfrentamientos, rupturas de sistema y movimientos masivos.

 

*texto publicado originalmente en Radiar noticias y re-publicado con el consentimiento expreso de la autora