Reuters

Irma, el poderoso huracán degradado ahora a tormenta tropical, inundó el lunes varias ciudades del norte de Florida en Estados Unidos, con fuertes lluvias y marejadas ciclónicas que dejaron sin electricidad a millones de habitantes, tras un fatal recorrido por Cuba durante el fin de semana.

El fenómeno atmosférico llegó a ser uno de los huracanes más potentes de los que se tiene registro en el Atlántico. Tocó tierra el domingo en el archipiélago de los Cayos de Florida con vientos sostenidos de 215 kilómetros por hora (kph) y posteriormente avanzó sobre la costa al sur de Naples.

La tormenta se ubicaba a 56 kilómetros al oeste Gainesville, con vientos máximos sostenidos de 110 kilómetros por hora y se encaminaba a la Costa del Golfo de Florida, indicó el Centro Nacional de Huracanes (CNH) a las 1200 GMT.

Irma azotó Cuba, donde dejó 10 muertos, en la mañana del sábado como un huracán categoría 5 tras devastar islas del noreste del Caribe como Barbuda, San Martín y las Islas Vírgenes. La cifra de fallecidos en toda la región ya alcanza los 38.

El Servicio Meteorológico Nacional emitió un aviso de inundaciones repentinas para Jacksonville, en la costa noreste de Florida, mientras que Miami, la mayor ciudad del estado, también sufrió daños aunque parecía haberse librado de lo peor. La policía cerró todas las vías hacia Miami Beach.

Gran parte de las costas del este y oeste de Florida siguen siendo vulnerables a las marejadas ciclónicas, que se producen cuando los huracanes elevan el agua del océano sobre los niveles normales. El riesgo se extendía a la costa de Georgia y zonas de Carolina del Sur, indicó el CNH.

Irma generó ráfagas de hasta 160 kilómetros por hora y lluvias torrenciales en los alrededores de Orlando, indicó el Servicio Meteorológico Nacional de Estados Unidos. El domingo cobró su primera víctima fatal en Estados Unidos, un hombre que fue hallado muerto dentro de su camioneta.

Unos 6,5 millones de personas, alrededor de un tercio de la población del estado, fue conminada a evacuar el sur de Florida. Cerca de 200.000 se refugiaron el albergues durante la tormenta, según cifras oficiales.

ESTIMACIÓN DE DAÑOS

La compañía de modelos de riesgo catastróficos AIR Worldwide calculó que la pérdida estimada en Estados Unidos por Irma estaría en un rango entre 20.000 millones de dólares y 40.000 millones de dólares.

Los fuertes vientos derrumbaron las líneas del tendido eléctrico y dejaron sin energía unas 5,8 millones de casas y empresas en Florida, según datos estatales. El Aeropuerto Internacional de Miami, uno de los de mayor actividad del país, paralizó los vuelos de pasajeros al menos hasta el lunes.

La llegada de Irma se produce apenas días después de que el huracán Harvey provocara inundaciones sin precedentes en Texas que, de acuerdo a estimaciones preliminares, habrían generado pérdidas de miles de millones de dólares en el tercer estado más poblado de Estados Unidos.

Reporte adicional de Bernie Woodall, Ben Gruber y Andy Sullivan en Miami, Letitia Stein en Detroit, Colleen Jenkins en Winston-Salem, Doina Chiacu en Washington, Scott DiSavino en Nueva York y Marc Frank y Nelson Acosta en La Habana; escrito por Scott Malone y Jon Herskovitz; Editado en español por Janisse Huambachano/Gabriela Donoso