Associated Press

El responsable catalán de Asuntos Exteriores pidió apoyo a la Unión Europea antes de un disputado referendo sobre la independencia de la región española.

Las instituciones de la UE tienen que “comprender que esto es un asunto importante”, afirmó Raúl Romeva a la prensa en Bruselas. Romeva hizo esas declaraciones después de que el presidente de la región, Carles Puigdemont, acusara a la UE en una entrevista con The Associated Press, de “dar la espalda” a Cataluña en su conflicto con el gobierno de España.

Romeva acusó al gobierno español de lanzar una “represión brutal” contra miembros del gobierno regional para tratar de impedir el referendo del domingo, que España considera ilegal, y dijo que ha “generado una conmoción sin precedentes”.

El titular catalán de Exteriores dijo que no esperaba episodios de violencia porque “no está en el ADN catalán utilizar la violencia para resolver problemas políticos”.

Por otro lado, una organización que supervisa la libertad de presa dijo que la presión del gobierno regional y el acoso en medios sociales por parte de “‘hooligans’ del independentismo” están creando una atmósfera asfixiante para los periodistas que intentan cubrir el referendo convocado para el 1 de octubre.

Reporteros Sin Fronteras indicó en un informe que los esfuerzos del gobierno regional por imponer su visión de la historia en medios locales, españoles e internacionales ha “traspasado líneas rojas”.

La organización añadió que las medidas judiciales emprendidas por las autoridades españolas contra medios catalanes para combatir la propaganda en favor del referendo han creado un ambiente de grave tensión.

La responsable de Reporteros Sin Fronteras en UE y Balcanes, Pauline Ades-Mevel, pidió a las autoridades catalanas que condenen la “estigmatización de la prensa española”, algo que consideró “característico de las campañas electorales de (Donald) Trump y otros movimientos reaccionarios”.