Fuente: Reuters/Agencias

El fiscal Santiago Nieto que dirigió una investigación sobre un escándalo de corrupción que involucró a la campaña del presidente de México, Enrique Peña Nieto, dijo el miércoles que fue despedido sin justificación, en momentos en que el Senado prepara una votación para decidir si lo reintegra al cargo.

La semana pasada, el procurador general interino de México despidió al fiscal federal para delitos electorales, Santiago Nieto, por incumplir el código de conducta del organismo para funcionarios públicos.

Odebrecht está en el centro de una investigación sobre cohecho y sobornos en Brasil, conocida como “Lavado de Auto”, que ha tenido repercusiones en Latinoamérica.

El despido de Nieto enfadó a políticos opositores e incluso ha amenazado con retrasar las discusiones legislativas sobre el presupuesto del próximo año.

En una entrevista emitida el miércoles por televisión, Nieto negó haber infringido alguna norma o revelar información confidencial.

“Yo no violé ningún código de ética”, dijo Nieto, quien encabezaba la investigación a Lozoya y a la campaña del presidente.

El Senado decidirá en los próximos días si objeta la remoción de Nieto de sus funciones, pero no está clara la fecha, ni si se tratará de una votación pública.

La disputa ha complicado los esfuerzos del Partido Revolucionario Institucional (PRI) por sacudirse denuncias de corrupción que podrían perjudicar al oficialismo de cara a las elecciones presidenciales del próximo año.

No fue posible contactar inmediatamente el miércoles a Nieto ni a un abogado de Lozoya para pedirles comentarios. Tanto el presidente como Lozoya han negado su participación en cualquier acto ilícito relacionado con la campaña de 2012.

Consciente de que la corrupción se ha convertido en un tema clave en las elecciones de 2018, el PRI ha supervisado el arresto de varios exgobernadores estatales. Lozoya plantea un desafío más difícil, dada su cercanía con el mandatario.

Los legisladores opositores también criticaron la decisión del órgano de gobierno del Senado de realizar la votación sobre Nieto en privado y prometieron apelar el fallo.

Reporte de Gabriel Stargardter, Traducido por Sharay Angulo; Editado por Ricardo Figueroa