Reuters

El secretario de Economía mexicano, Ildefonso Guajardo, dijo el jueves que una salida de Estados Unidos del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) no sería devastadora para México pero tendría un impacto en el corto plazo.

Canadá, Estados Unidos y México están renegociando el acuerdo de más de dos décadas luego de que el presidente estadounidense, Donald Trump, amenazó con dejarlo si no lograba condiciones favorables para su país.

 En una entrevista publicada en el diario Wall Street Journal el martes, el secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, dijo que una salida de su país del acuerdo comercial “sería devastadora para la economía mexicana”.

Pero Guajardo respondió el jueves: “No lo creo”, consultado sobre el tema en una entrevista con la cadena Televisa.

“Sin duda México puede tener un impacto a corto plazo porque la marca, el branding, es muy sensible para los mercados (…) nuestra capacidad de ajuste y la manera de cómo lo hagamos es lo que nos da la resistencia frente a los impactos de cualquier cambio”, destacó.

México envía alrededor de un 80 por ciento de sus exportaciones a sus socios del TLCAN, vigente desde 1994.

La quinta ronda de negociaciones del TLCAN comienza formalmente el viernes en la capital mexicana y se extenderá hasta el 21 de noviembre, pero algunas mesas comenzaron anticipadamente el miércoles porque adelantaron agendas.

Los ministros del TLCAN -la canciller canadiense, Chrystia Freeland; Guajardo y el representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer- no asistirán a la cita en Ciudad de México, pero evaluarán los avances tras la ronda.

Guajardo dijo que la mayor discrepancia en las negociaciones hasta ahora sería en torno a las aspiraciones de Estados Unidos de modificar reglas de origen en las exportaciones de la industria automotriz.

Hasta ahora en el bloque comercial, el 62.5 por ciento de las partes que componen un auto o camión ligero debe ser de Norteamérica para entrar al mercado sin pagar arancel.

En entrevistas radiales un poco más tarde el funcionario estimó que de terminar el TLCAN, un 20 por ciento de las exportaciones totales de México se verían afectadas, y de ellas un 4 por ciento requerirían un plan inmediato de asistencia.

Guajardo agregó que si las negociaciones del TLCAN se extienden hasta marzo del año próximo, Estados Unidos tendrá que evaluar si desea que se vean influidas por las elecciones presidenciales de México en julio de 2018.

El funcionario dijo que si se llega a un nuevo TLCAN este entraría en vigencia en 2019.

“No hay posibilidad de que un acuerdo empiece a funcionar, si es que se logra algún acuerdo, antes de 2019”, debido a que los tres países deben someterlo a consideración de sus Congresos. Hasta ahora hay programadas rondas de renegociación hasta marzo del 2018.

Reporte de Verónica Gómez y Gabriel Stargardter; Editado por Javier López de Lérida